martes, 14 de abril de 2009

"Asignatura Pendiente", la novela no escrita sobre Corín Tellado.

Tengo en mis manos una de las más de 5 000 novelas románticas de Corín Tellado, publicada en la revista Vanidades en enero de 1993. El título: "Amante de mi Marido"; la premisa: "Tía Tita le había dado unos sabios consejos a su sobrina. ¿Serán éstos eficaces y logrará Mimí que el apuesto Loren caiga en sus redes?". Mimí es rubia, con ojos azul turquesa, bien proporcionada y bonita; fuma, maneja una moto, es culta, profesionista química y heredera de uno de los laboratorios más famosos de España. De Loren nos enteramos enseguida que viste unos sencillos pantalones blancos de dril y una camisa de algodón rojo. De Corín Tellado sabemos que acaba de morir a los 83 años, que sólo el Quijote la supera en ventas y que como escritora es reconocida incluso por Vargas Llosa y Cabrera Infante. Lo que se sabe menos es que su historia de amor no fue ni remotamente parecida a sus historias rosas, que aseguraba que "antes prostituirse que recibir un golpe", que no usó palabras como bragas, sujetador o calzoncillos porque sus protagonistas sabían quitarse la ropa con "gusto" (ellas se despojan del albornoz o de un batín de seda). Alguna vez llamada la "inocente pornógrafa", ajustó a sus damiselas a los cambios sociales, a la revolución sexual y a la liberación femenina. Sus protagonistas eran mujeres empoderadas que decidían con quien se iban a la cama y que trabajo realizar. Aunque nunca tuvieron sexo sin amor. Y al final tampoco sacrificaban la felicidad romántica por el éxito profesional. Corín Tellado se describe a sí misma como feminista aunque algunas de sus declaraciones son contradictorias con esta postura: alguna vez calificó al divorcio como un adulterio legalizado y criticó a la cantante Martha Sánchez por haber desnudado su cuerpo (para la revista Interviú) y no su alma. Pero la personalidad de la escritora es inclasificable: vistió de negro para su boda, jamás supo del amor sobre el que escribió, fue más libre que sus protagonistas, venció la censura franquista al hablar de divorcios, adulterios, amantes y sexo fuera del matrimonio, y firmó como Ada Miller sus novelas eróticas. Pero nunca logró el reconocimiento literario. Su prosa sencilla, llana y sin rebuscamientos llegó a las masas pero no a las bibliotecas. Sus historias intimistas conquistaron a generaciones de mujeres enamoradas del amor, pero no a los críticos. Pese a que la lectura de sus libros es considerado un fenómento sociológico, como autora siempre fue vista con desdén. Cansada de ser encasillada sólo pidió ser reconocida como una escritora que habla de sentimientos, y aseguró que, de titular su propia historia de amor, lo haría con el de "Asignatura pendiente"

He de haber leído una treintena de sus historias, aunque nunca me sentí identificada, nunca guardé una frase en la memoria y sólo la leí para matar el tiempo en una estética o en medio de alguna rutina laboral tediosa. A diferencia de las historias de Yolanda Vargas Dulche o de Laura Bolaños (El libro semanal), las de Corín Tellado me parecían muy esquemáticas y nunca quedé enganchada, abusaba de la descripción, de la cursilería y de los lugares comunes; pero eso no es lo que piensan sus más de 400 millones de lectores, los que la entronizaron junto con Barbara Cartland y Danielle Steel, como la reina de la novela rosa, pese a que ella en realidad opinaba que "el romanticismo era una estupidez".

Por cierto: Tía Tita tuvo razón, Mimí conquistó a Loren reanudando felizmente su relación matrimonial. Y Corín colorado, este cuento ha terminado.

6 ideas en tránsito:

Signo de la Espada dijo...

Oño, alguna vez cometí el error de leer algunas pornocherías de esas y como bien dices, parecía que tuviera un molde y solo cambiara dos tres cositas.

Me doy ñáñaras yo mismo.

oño y más oño! No me gusta la novela rosa, pero puedo llegar a ser bien cursi, más ñáñaras de mí!!

Y sí, ella fue vista con desdén, en mi casa me decían que leer a Corín Tellado era como leer un Insólito o algo por el estilo.

No sabía que había muerto hace poco. Siempre haces entradas interesantes, Malbi. Hasta luego

jota pe dijo...

-- malbi, y corin tellado, este cuento se ha acabado, jua jua jua. Me parece chingon, necesario que se hable de la cultura de masas, desmenuzarla con el tacto suficiente es algo que pocos han hecho, como el monsi, me gusto mucho

malbicho dijo...

@Signo de la Espadachiux
ja, ja... para que no tengas tantas ñáñaras de tí mismo, hasta agustín lara hizo un elogio de lo cursi

recuerdo en la novela "ciudades desiertas" de josé agustín, que se usaba el término "corintelladez" para designar a la cursilería indigesta -je-; y no es raro que alguien te diga algo como "tu historia es peor que una novela de corín tellado" usándolo como parámetro para calificar lo peor de lo peor; fuera de vargas llosa y otros cuantos -pocos-, nadie daba valor a lo que ella escribía (claro, vanidades entre ellos, que además harán su agosto en plena primavera con la última novela que les entregó dos días antes de su muerte)

@jota pe
como es una entrada "viejita" quizá no hayas leído lo que dijimos del comic susy, secretos del corazón:

http://elfanzinedemalbicho.blogspot.com/2009/01/susy-los-secretos-del-corazn-y-del.html

y una colaboración amiga sobre lo mismo:

http://elfanzinedemalbicho.blogspot.com/2009/01/la-sobremesa-susysecretos-del-corazn.html

ojalá te gusten también :)

jota pe dijo...

-- muy buenas tambien, que tarde te descubro!

malbicho dijo...

tarde, pero a tiempo -je-

Signo de la Espada dijo...

Me voy a poner celoso :S

jejeje

No sabía eso de Corintelladez... cuando leí lo de cursilería indigesta vino a mi mente la imagen de Mafalda después de comer sopa :P

Saludos!!

Publicar un comentario

Ideas en tránsito

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...