miércoles, 8 de abril de 2009

Los Picassos de Picasso

"Mi madre siempre me dijo que si hubiese sido un sacerdote, me hubiese convertido en papa; que si hubiese sido un soldado, me había convertido en general. En cambio opté por la pintura y me convertí en Picasso."


Gjon Mili, Picasso dibujando con luz en Vallauris, 1949

Ya contamos una vez la anécdota de Picasso sobre el cuadro Guernica y un oficial alemán, hoy compartimos un par más, a manera de conmemoración de su aniversario luctuoso:

En una corrida de toros, de la que era gran aficionado, sentado al lado de Eugenio Arias (su barbero habitual y gran amigo), Picasso devolvió el sombrero al picador que le había dedicado su faena, en el cual había improvisado un dibujo. Más tarde, el picador le comentó a Arias que había vendido el sombrero dibujado por cincuenta duros, el barbero le recomendó recuperarlo, pues había hecho muy mal negocio. Años después, al reencontrarse, el picador le agradeció efusivamente al barbero Arias el consejo, pues con la venta del sombrero se había podido comprar una casa.

En un restaurante francés, la "banda Picasso" (el poeta Guillaume Apolinaire, Jean Cocteau, Juan Gris, Georges Braque, el aduanero Henri Rouseau, el poeta y pintor Max Jacob, entre otros) departía con el pintor escuchando su amena plática y divertidas historias sobre su vida amorosa, sus musas y la forma en que éstas influenciaban en su obra; al llegar la hora de pagar, todos dieron por hecho que el pintor cubriría la cuenta pues su obra ya empezaba a cotizarse bien; displicente, Picasso garabateó un dibujo en el mantel y con ella dio por cubierta la cuenta. Sonriente, sabiendo lo que estaba recibiendo, la dueña del lugar le preguntó si se lo podía firmar, a lo que el pintor dijo: "Yo estoy pagando el almuerzo, no estoy comprando el restaurante”.

Plus: un enlace a la galería de imágenes más completa sobre su obra.

3 ideas en tránsito:

Andrés Borbón dijo...

Je, je. Condenado Picasso. ¿Así de narciso o un poquito más? ¡Caramba! Qué suerte poder comprar una comida con un dibujo en un mantel. A mí, además de cobrarme la comida y echarme a patadas del lugar, me cobrarían el mantel y la cuenta del psicólogo. Je, je

jota pe dijo...

-- bichis, personalmente me encanta picasso pero te dejo este pedazo de esta nota del Universal: “Diego Rivera decía que Picasso copiaba a todos los artistas, que era un genio, pero que carecía de originalidad y que todos sus amigos creativos escondían sus obras cuando iba a sus talleres para que no las viera y las copiara”.

y el link es este:http://www.eluniversal.com.mx/estilos/59371.html

malbicho dijo...

ja, ja... a mí me pondrían a lavarlo, lo cual me dolería mucho más que pagar la cuenta -je-

conociendo la personalidad de rivera puede ser también una descalificación medio cisañoza, no crees, jota pe?, un conflicto entre egos descomunales; ayudaría si la hija dijera que cuadro fue, a ver si había coincidencia con el estilo o los temas que manejaba rivera; pero la anécdota es divertida ;)

siempre me ha sorprendido como picasso pudo haber tenido tantas amantes, pero cuando veo las que tuvo diego rivera me quedo más confundida, los dos parecen insufribles aparte de no muy atractivos que digamos -je-

Publicar un comentario

Ideas en tránsito

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...