sábado, 23 de mayo de 2009

El Cuarto Paso.

Buenas noches compañeros, soy José Ramón y soy neurótico... Y... me he sentido mal estos días que he estado escribiendo mi cuarto paso, y el padrino me dijo que es porque no estoy siendo honesto en mi curación; que para eso es la tribuna, para dejar todo lo que me hace daño... pero yo... así, yo pues, como que no puedo, ¿no?; así como que, se me está haciendo difícil porque, así, me acuerdo, ¿no?, y así como que no me gusta, como que, así, me duele; así, me gustaría no hablar de esto, chingá, ya lo hablé, ya pasó, ya, ¿no?, ¿qué caso tiene? Así, no entiendo este pinche cuarto paso, así, ¿para qué? ¿Para qué revivirlo todo otra vez?... Así, he estado escribiendo sobre la madre y la verdad, me cuesta trabajo confrontarla, como dice el padrino; porque yo ya la perdoné, ¿no?, así, la verdad yo llego a la casa y ya le hablo y le platico; le pregunto: "¿qué onda, jefa?, ¿qué hizo de comer?", y le doy pa´ su gasto y le compro sus zapatos, ¿no? Así, ¿ya pasó?, ¿no?, ¿qué caso tiene?... O sea. No me quiero acordar; no quiero sentir coraje contra ella otra vez. Pero el padrino dice que ya parezco hijo del cuarto paso, que ya llevo meses sin avanzar, que a qué le tengo miedo... pero es que, no es fácil, así, me duele, ¡chingá!; ¡así me quiebra!; porque es mi jefa y yo... yo me pasé de lanza con ella, ¿no?. Pero ella también se manchó conmigo. Porque yo no le hubiera hecho nada si ella no me hubiera estado fregando tanto con eso de la banda, y de la merca, y de la Yaiziry. Yo le dije, así, yo le dije: "Usted no se meta". Y ella ahí, jode y jode, que ésta es mi casa y que aquí se hace lo que yo digo, y que saliste igual a tu padre, y que ya no sé qué hacer contigo. Y yo acá, aguantando vara, y "ya cálmese, jefa, ya va a empezar"... así, tranquilo, ¿no?, yo tranquilo. Porque estaba calmado, me cae. Pero empezó otra vez con eso de que ya le había dado muchos problemas, y que siempre estoy metido en broncas, y que, ¡qué pena le había dado irme a sacar del Tutelar!, que toda la cuadra se había enterado por las patrullas que fueron por mí y todo lo que tuvo que dar, y todo para que otra vez estuviera en lo mismo. Así empezó, ¿no?, así se puso bien loca y me empezó a gritar que ¡ya la tenía harta, que ya no me aguantaba, que siempre había sido el peor!... así se enojó más y, así... que me pega. Yo me hice de lado pero ella siguió aventándome manotazos. Así le dije: "No me pegue, ya cálmese". Pero ella siguió ahora con patadas, así, bien recias. Pero cuando agarró el cordón de la plancha ya le grité: "¡Órale, ya estuvo! Ya no me puede tratar como antes". "¿Cómo de que no?", dijo ella, así, bien encabronada. "¿Cómo de que no te trato como yo quiero? ¡Si nada más así entiendes, escuinclito pendejo!" Y me aventaba el cable con todas sus fuerzas. Yo también me encabroné, ¿no? Y que le digo: "¡A mí ya no me pega!" Y le agarré la mano. Entonces me empezó a patear otra vez; pero lo que me prendió fue que volviera con lo de ¡que siempre fui el peor, que en mala hora regresé a la casa, que mejor me hubiera quedado encerrado, que así estaban mejor! "Yo no le pedí que me sacara", le dije. "¿Para qué me sacó?"... Así me dijo: "Por el pendejo de tu padre, si yo no quería; a mí no me importaba. ¡Qué me iba a importar a mí lo que pasara contigo!". "Ya lo sé", le dije, "ya sé que yo nunca le he importado, si no sé por qué me tuvo"... "Si yo no te tuve, pendejo. Si tú no eres mi hijo. Eres un pinche recogido"... así me dijo, así me acuerdo... ¡que me lo escupió en la jeta, riéndose! Me dió un chingo de coraje, así, ¡un chingo!... ¡así me acordé de todos sus gritos desde que era un niño!, ¡así de los golpes!, ¡así de los insultos!... así... pinche vieja...¡por eso nunca me tratabas bien!, ¿verdad?, ¡por eso te ensañabas!, ¿verdad?... ¡Pinche vieja culera!... y ahora era yo él que le empezó a pegar en la cara, en los brazos... así con el puño, así, como a un hombre. Y ella chillaba, así rogándome: "¡Ya no me pegues!", así, "¡No me pegues!"... "¿Por qué no?, ¿Por qué no, si no eres mi madre?"... "¿POR QUÉ NO?", le dije, pateándola. Cuando la ví en el suelo ya no pensé... así, así ya nada más me quería desquitar, así, ya no le creí cuando me dijo que no era cierto, que nada más me quería lastimar... que sí era su hijo... así ya no le creí... así... así, de todas maneras me desabroché el pantalón y me le fui encima... así nada más.

...

...

...

Compañeros, les doy las gracias por haberme escuchado. Espero que todos nos podamos sentir bien. Yo le pido al poder superior me dé fortaleza para cambiar lo que puedo cambiar, serenidad para aceptar lo que no puedo, y sabiduría para distinguir la diferencia.

12 ideas en tránsito:

jota pe dijo...

--malbadina! las tragedias humanas son tan dificiles de describir, y tu lo has hecho con todos los bordes humanos. Cuanto duele saber que los monstruos que llevamos muchas veces no los heredaron nuestro padres, gracias!

malbicho dijo...

gracias, de qué?, gracias a ustedes que se detienen a leerme

Signo de la Espada dijo...

Alguna vez fui a NA (Naked Amateurs) que diga a Neuróticos Anónimos...

Me di cuenta que eso de los doce pasos no era para mí y en particular porque las personas que estaban ahí sufrieron eventos traumáticos más severos que los míos y que corría el riesgo de "contagiarme"

No soy una víctima, carajo

;P

Muy bien escrito, Malbi, saludos

P. D. En mi casa hay una caja de café de una marca que se llama Mavi y siempre leo/digo café Malvi jsjsjsjsjs

malbicho dijo...

creo que los grupos de autoayuda como los que se basan en los programas de doce pasos son una buena opción para personas que están atravesando por una crisis, el escuchar problemáticas similares o mayores a la suya, encontrar empatía y desahogo, y sobretodo comprensión e interés en su persona ayudan mucho; pero creo que también puede a llegarse a confundir un problema más severo con una simple neurosis (si a la neurosis pudiera calificársele de simple, claro) sin recibir la atención adecuada, además de que el hecho de que la ayuda la dan las mismas personas con problemas emocionales tampoco es garantía de recibir el consejo o la sugerencia más pertinente, y conlleva, además, a una dependencia que tampoco es lo mejor; creo que después de conocerlos es sano cuestionarse si es el lugar adecuado, como hiciste tú (este testimonio no es real, por supuesto, lo aclaro por el compromiso moral de no difundir los testimonios que se dicen ahí)

el café chiapaneco es de los mejores, ya me provocaste antojo :)

marichuy dijo...

Ay Bichito

Qué cosas. Como dice Jota-pe, las tragedias humanas son tan diversas, tan complejas y sumamente difíciles de explicar, pero sobre, todo de entender.

Esta historia, bien pude mostrarnos que los hijos -cuando adultos-, en buena medida son producto de lo que vivieron, vieron, gozaron y sufrieron... en casa.

Abrazos

malbicho dijo...

así es marichuy, especialmente dicen que los primeros seis años son fundamentales para la formación de la personalidad de un adulto, y a veces se piensa que no importa lo que se le diga o haga a un pequeño

NoSurrender dijo...

Qué angustia, Malbicho. Las enfermedades mentales son las más dolorosas, y también son aquellas de las que menos se sabe.

malbicho dijo...

sí, se ha avanzado muy poco en su comprensión, y aún esos avances no han tenido todavía un arraigo en la sociedad en general, nos hemos limitado a llamar "locos" a todo el que nos parece que tiene conducta anormal, si acaso hay un término de la psicología que adoptamos, hacemos uso de él de forma peyorativa: neurótico, bipolar, psycho...

A dijo...

Tnego un amiguito que es sicologo y boicotea siempre que puede a los grupos de NA (respeta de una manera...considerable los AA)

Comenta que es una paja mental y que de fondo no arregla nada.

No lo se, aunque si tengo mi dosis de neurosis, la terapia de grupo (y cualquier otra terspia) me da miedito y algo que no se describir. ¿fobia? necesito terapia...

Gracias Malbicho

Besos locos
A

malbicho dijo...

ja, ja... terapia para aceptar las terapias?

yo creo que tu amigo tiene buena parte de razón, pero he visto personas que logran avances -y otras muchas que no- y creo que a ellas sí les ha resultado parcialmente, no creo que sea una solución definitiva, tristemente en los grupos estimulan sutil y gradualmente el que se crea que es así

muchas gracias por tu visita A

=)

jaspo dijo...

Buenos días, más que hablar del contenido, del cual ya han platicado alguito, opinare de la forma en que lo describes. Es increible y barbaro para mi tu uso de las comas, y muletillas, dando vida y cuerpo al personaje de la narración, en esa renuencia natural a no abrirnos a los demás, el contener los diques a los sentimientos, la forma gradual en como se van derrumbando, hasta precipitarse en una cascada de golpes y acción, sin reflexión. Terminando con el impacto brutal de la ultima frase de la narración de los hechos. Luego la pausa y el final intrascendente, de la rúbrica cotidiana de esas reuniones. Que ya no se lee, que ya no se escucha, porque se esta digiriendo la increible pero más de una vez cierta historia en muchos hogares.

malbicho dijo...

mi jaspo!, siempre espero tus comentarios casi con ansiedad, siempre, entre tus palabras, tienes algo que me reconforta

qué bueno que te gustó

Publicar un comentario

Ideas en tránsito

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...