martes, 31 de agosto de 2010

Las Polémicas entre el Centeno


El Guardián entre el Centeno, de J. D. Salinger es un libro que levantó polémica desde su publicación, en 1951, por su contenido que fue considerado provocativo e instigador, dado su lenguaje ofensivo y sus referencias a las drogas, a la prostitución y a la sexualidad adolescente, por lo que era tan prohibido como obligatoriamente leído en los salones de clases, convirtiéndose en un clásico de la literatura norteamericana.

La polémica también acompaña a la traducción de su título original (The catcher in the rye), traducido literalmente como El guardián en el centeno, aunque se discute que con esta literalidad se pierde la referencia a la labor del catcher en un campo de juego de beisbol, y que el autor utiliza como metáfora para implicar que en un campo de centeno estaría a la caza de la pelota en juego, para agarrarla, por lo que el título que mejor quedaría sería el de El cazador oculto, como inicialmente se había traducido en las primeras versiones en español, y que describe la intención del personaje principal de ser el que evite que los niños caigan en un precipicio (de pérdida de la inocencia).

También polémica, era la negativa de Salinger de vender los derechos de su obra para una versión teatral o cinematográfica, negándose sistemáticamente ante los requerimientos de Elia Kazán (para adaptarla al teatro), Jerry Lewis y Spielberg, entre otros, para llevarla al cine; incluso reiteradamente actores como Marlon Brando, Jack Nicholson y Leonardo Dicaprio (y hasta el soso de Tobey Mcguire) han manifestado su pretensión de interpretar el papel protagónico, e incluso un joven Ethan Hawke se decía convencido de ser Holden Caulfield (el protagonista).

No se ha confirmado la existencia de una carta en que el mismo autor dice querer dejar los derechos como legado a su viuda e hija, para que se sirvan de ellos como seguro económico, pero esta suposición parece ser el caldo de cultivo de la más reciente polémica azuzada por los rumores cibernéticos: la de que su hija había puesto en subasta los derechos de la obra y que George Lucas los había adquirido para realizar su versión cinematográfica. Muchos fueron los que temblaron ante una versión con espadas láser, pero antes de que Caulfield se cubriera con la túnica Jedi, se dijo que todo había sido una falsa alarma, producto de una nota sarcástica que fue leída sin pescar el tono humorístico, y difundida por blogueros y twitteros de reconocido prestigio en temas de cine y literatura.

Sin embargo, la polémica real fue la exhibición de cartas privadas del mismo Salinger a un amigo, al que, paradojicamente, había escrito sobre su lucha por defender su intimidad, así como la salida a la luz de escritos inéditos hallados en el fondo de su cajón, lo que seguramente está haciendo revolver en su tumba al tozudo escritor.

Pero aún así, siguen siendo mayores las polémicas que se alzaron al relacionar el libro con asesinos. Uno de ellos, el de Rebeca Schaeffer, actriz menor de series y películas norteamericanas, que poco a poco iba ganando protagonismo (al momento de su muerte, preparaba un casting para El padrino III); uno de sus pocos fans se obsesionó con ella y se desilusionó al verla en unas escenas eróticas, por lo que pagó a un investigador para que le consiguiera su dirección y le disparó a quemarropa cuando ella le abría la puerta de su apartamento. Además del arma, él llevaba un ejemplar de The catcher in the rye.

También se encontró un ejemplar entre las cosas de Lee Harvey Oswald, el señalado como asesino de J. F. Kennedy, y John Hinkley, quien trató de asesinar a Ronald Reagan, se declaró obsesionado con esa obra y dijo que en su defensa bastaba con leer el libro (igualmente se dijo inspirado por la película Taxi Driver, dedicándole a la jovencísima Jodie Foster el atentado); también se le ligó a Charles Manson, y recientemente, al jovencito que perpetró la masacre en Virginia, asesinando a 32 estudiantes de su universidad antes de suicidarse.

Pero quien tenía una verdadera obsesión por esa novela y la lleva a coprotagonizar su crimen, fue Mark David Chapman, quien creía que la historia de Holden Caulfield era idéntica a su vida y que el asesinato que cometió contra John Lennon, sería el capítulo último que se añadiría a ese libro, que originalmente tiene 26 (por eso la película sobre Chapman se llama Chapter 27). Chapman compró un ejemplar ese 8 de diciembre por la mañana y se sentó a leerlo en la banqueta después de dispararle al ex-beatle; el fotógrafo que captó la imagen de Lennon firmándole su álbum Double Fantasy, asegura que hizo una referencia al libro cuando agradeció el autógrafo; también durante el juicio y entrevistas posteriores, citaba algunas frases, proclamándose como el guardían entre el centeno de su generación, el que salvaría a los niños inocentes del nihilismo.

7 ideas en tránsito:

NoSurrender dijo...

Me gustó mucho, mucho. Aún me estremezco cuando reencuentro algún párrafo. Es una literatura tan grande como desasosegada. Me alegro de que siga viva.

Cuetzpallin dijo...

Siempre he considerado que es un libro que hay que leer. También es un libro que se ha escapado de pertenecer a mi biblioteca, aunque deseo fervientemente hacerme de una copia y por una u otra razón no lo he logrado (algo similar me pasó con "El nombre de la rosa", pero ese sí llegó a mi).

Quizá porque yo estoy loca no le encuentro motivo de censura, como se creyó en aquella época en que se publicó, pero, sin duda, no deja de ser polémico considerando todos los hechos que nos has relatado.. ¿qué tiene Salinger que despierta el instito psicópata de algunos?

Y, hablando de este último, que triste es que se viole su intimidad, aunque ya haya muerto, por sus propia familia quien, se supone, es la que debe ser el guardian de tu legado. En fin, como dicen por ahí, el muerto al pozo y el vivo al gozo.

Abrazo!

marichuy dijo...

Ay Bichi

Ahora si te metiste a bucear en aguas profundas, para traernos tanta información. Aunque yo soy enemiga de comparar las versiones fílmicas sobre las obras literarias en las que se basaron, en esta en especial sí creo que habría que tener mucho cuidado en quién la realiza. Nomás de imaginare al cursi y pretencioso de Spielberg metiendo su cuchara aquí, tiemblo casi tanto como al visualizar una adaptación a estilo Guerra de las Galaxias.

malbicho dijo...

@NoSurrender
ese amor por una obra en particular me es muy conocido, como dices, saber que sigue viva, a través del interés de la gente, es muy reconfortante

te dará gusto saber que sigue siendo una de las favoritas de los adolescentes que gustan por la literaruta

@Cuetzpallin
pues la familia todavía no ha sacado las uñas (y si lo hicieran, pues qué bueno que por lo menos saldrían beneficiadas, ya no puse una explicación sobre el beneficio económico que implicaría comprar los derechos de la obra en este año, que acaba de morir el autor... y eso fue porque la verdad no lo entendí -je), lo de la subasta fue una broma que al ser mal traducida no se entendió el tono fársico y en un blog dedicado al cine lo tomaron tal cual, fue divertido pues la noticia tuvo eco en varios sitios de cine y literatura, así como en enlaces en tuiter, incluso se decía que fue tan acalorada la subasta que habían sacado a un director por escandalizar... al final los blogs principales se desdijeron pero muchos siguieron creyendo la noticia -je-

pero lo de exhibir su intimidad sí va contra los deseos del escritor, eso sí es triste

un abrazo iletrado

@marichuy
pues es que de un enlace me pasaba al otro y todo me parecía notable -je-

entre spielberg y cameron no sé a cuál irle de más empalagoso, por lo menos george lucas sabe su oficio (pero su obsesión por lo galáctico hace dudar -je-)

Mafalda dijo...

...

Hola Bichionuda:

Que me ha encantaó' este chisme. Mira tú, me gusta cuando un libro causa polémica y más si se trata de polémica moral.
No sé, pero me gustaría que no la hagan película.

Un saludete para ti.

Mafalda

Champy dijo...

Ni idea de tanto detalle y de semejante influencia...

Será verdad tu?

Ya nomas falta Mario Aburto en ese listado!!!!

Me gustaba para Elia Kazan...... actual nadie...y menos gringo.

Quizá algún francés...Audiard maybe...pero sime parece temerosa su adaptación al CINE, contimas a la cultura gala....

Ripstein???

Pero de esos gringos ninguno. Son unos pendejos.

2046

malbicho dijo...

@Mafalda
han jugado mucho con mi nick, pero no me habían dicho así -je, je-

esperemos que cuando lo hagan, sea una de esas películas que sí agradezca uno ver, hay directores que logran una reinterpretación interesante, pero desde que se fue kubrick se redujeron las posibilidades de que eso pase

un enorme saludo!

@Champy
ja, ja... aburto y la mamá de paulette, pero eso sólo en nuestro surrealista país, el gabacho no da para tanto

elia kazán seguro habría hecho algo genial, y brandon o nicholson habrían recreado a un caulfield muy intenso

pero ya que no fueron ellos, que por favor no sean esos otros, los describes perfectamente

-je-

Publicar un comentario

Ideas en tránsito

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...