lunes, 24 de diciembre de 2012

Feliz Navidad

La guerra terminó (si tu quieres). Feliz Navidad.
John Lennon y Yoko Ono (War is over. Merry Christmas, 1971)

Además del setentero anuncio de la Coca-cola, del que hablamos aquí hace un par de años, en una de las entradas que mejores conversaciones provocó entre los comentaristas, otro de los anuncios navideños que recuerdo yo en mi infancia es el del Palacio de Hierro con unos monaguillos en un trineo, arrastrados por la nieve por un sacerdote joven y guapo mientras ellos cantaban: "En la navidad todos vamos a estar contentos... el gran Santa Claus y los Tres Reyes muy contentos... regalos llegarán para hacer la Navidad feliz... laralá, laralá, laralaralaralá, lalá". La descarada invitación al consumismo con pegajosa tonadita se me quedó grabada en la mente hasta transformarse en un villancico que repito siempre en estos días. Y también en el condicionamiento pues para mí una navidad feliz es sinónimo de regalos (y de exquisita cena en compañía familiar, no concibo una celebración de navidad lejos de mi familia, sin haber pasado horas terminando una preparación culinaria complicada). Afortunadamente los míos empezaron a llegar desde unos días antes. Aunque los más valorados no son los más comerciales sino los que llevan un significado implícito, denotando que fueron pensados o elaborados buscando la complacencia del obsequiado. Procuro que los regalos que doy tengan también ese plus. 

Por eso la primera navidad en El Fanzín busqué regalarles esta singular receta navideña: La original receta de las galletas de Navidad.

La siguiente navidad nos pusimos todavía más cursis con todos los recuerdos provocados por la entrada sobre el clásico anuncio navideño de Coca-cola y un relato de mis navidades pasadas: Feliz Navidad Sra. Scrooge.

El año anterior hablamos de las posadas, recordando su origen, y relatando una, también ampliamos el catálogo de tarjetas navideñas con el encanto de diseños vintage, que pusimos aquí hace en una entrada de hace tres años, convirtiéndose en las reinas de las entradas en estos días, pues acumulan más visitas que todas las demás: Antiguas tarjetas navideñas y Antiguas tarjetas de Navidad, son los títulos de estas entradas tan populares en esta temporada.

Y así como en la entrada anterior recordamos canciones para el fin del mundo, así también hace un par de años recordamos el villancico que paró una guerra... y toda la historia resultante.

Y hoy quiero desearles una muy feliz navidad, recordando brevemente a una de las historias más representativas de la Navidad: El Cascanueces. 

Timbres postales relativos al ballet El Cascanueces

Grabado basado en el cuento El Cascanueces, de E.T.A Hoffman, 1816.

Original del polifacético y prolífico E. T. A. Hoffman, influyente escritor, además de músico, pintor, dramaturgo y jurista alemán, este cuento se lanzó al público justo en la época del auge del cuento alemán, tras las recopilaciones de los Hermanos Grimm, pero su mayor popularidad se la debe a la adaptación musical del reconocido compositor ruso Piotr Ilich Tchaikovsky, quien la realizó por encargo y sin gran entusiasmo, aunque sí puso un especial empeño para ganar una apuesta sobre la métrica musical que empleaba en una parte (un adagio posterior al Vals de las flores). Cabe destacar que Tchaikovsky no se basó en el cuento original de Hoffman sino en una adaptación literaria de Alejandro Dumas. La coreografía de Marius Petipa y Lev Ivanov redondearon el éxito inmediato del que se convertiría en el vals más famoso del célebre compositor ruso.


Escenografía original para el ballet El Cascanueces, diseño de Konstantin Ivanov,  1891

Este clásico navideño se volvió tal en la década de 1960, con sus representaciones anuales en Estados Unidos. Una versión con teclado eléctrico con el grupo de rock Emerson, Lake and Palmer, en 1971, lo volvería todavía más identificable entre el público masivo, y la versión televisada con el popular bailarín ruso Mijail Barýshnikov en 1976, terminó por redondear su fama, ampliada todavía más por las versiones televisadas en ballet sobre patines de hielo y de ruedas (a principios de los 80´s) . Como yo crecí en esa época El Cascanueces se volvió uno de los elementos entrañables en mi concepción de la Navidad, además que mi hermano participó en una versión de ballet escolar y me tocó hacerle su disfraz de Rey rata (quedándome divina su máscara... je); de ahí que quisiera contarles sobre él.

Les deseo muy felices fiestas (lo serán para mí: llevo a dieta estricta cinco semanas y hoy hago el primer receso, en que podré probar las dulces y condimentadas delicias de la cena... ¡yeiii!). Que el mejor regalo que reciban sea el afecto y la calidez de las personas que aman. 



Les dejo un empalagoso e inmenso abrazo. 

8 ideas en tránsito:

marichuy dijo...

Que la pases muy bien está noche y mañana, mi querida Bichito.
Un fuerte abrazo

malbicho del fanzín dijo...

marichuy!!!!

te mando un abrazo profundo... eres de lo mejor que me ha pasado en la red

❤❤❤

marichuy dijo...

Buuh, ese “está” NO llevaba tilde. Juro que no fue ni siquiera mi dislexia, sino el intrusivo autocorrector de esta chunche. Eso y mi ceguera. :P
Aprovecho para desearte que cenes, y cocines, muy rico esta noche,

nora dijo...

¡Felices Fiestas, y que disfrutes de esa cena! :)
Un mega abrazo :)

Neo dijo...

Buenas noches, a unos cuantos minutos de que se acabe la navidad, esta vez, no quise dejar pasar la oportunidad de venir a saludarlos, tarde pero seguro, aunque con todas las ocupaciones de esta temporada es casi normal y permisible, en lo personal la navidad para mí, dejo de ser de adornos y de abrir regalos hace ya algunos años y comenzo a formarse de recuerdos, al principio creo que como nos paso a la mayoría de todos fue decepcionante, hasta que aprendí que la memoria era una forma de aferrase a las cosas que se aman, a las cosas que uno es y desea nunca perder, lo que aprendí en aquellos años es que en un mundo que cambia demasiado rápido lo mejor que podemos hacer es desearnos los unos a los otros una feliz navidad y buena suerte.

Champy dijo...

Me debes la receta del mole verde.

Bellisimas imagenes del Cascanueces.

Y lo que más te quiero decir.

Fui a ver el jueves Una Vida Extraordinaria que la verdad sí es extraordinaria, antes de, dieron un corto de un osillo, ayudante de Santa (creo que patrocinado por Liverpool), ps el mentado osillo es el verdadero protagonista, me encantó tanto y me acordé de ti...dije mira, si lo viera la Bicha seguro le gustaba y posteaba sobre él....

Ve a verla y me dices que te parece.

2046

Neo dijo...

Cuando era niño pensaba que ese día era magico, recuerdo que desde que me levantaba agudizaba mis sentidos y queria recordar hasta el más mínimo detalle de cada segundo, hoy en día, sigo pensando lo mismo no porque sea magico sino más bien porque las personas son más susceptibles y vulnerables en esta época, en lo personal ya es una costumbre asistir a ver el cascanueces con el ballet de Monterrey y ver la pélicula de Charles Dickens un cuento de navidad a principios de este mes si no hago eso siento que no es navidad.

malbicho del fanzín dijo...

perdonen por no haber venido antes, fallas técnicas me regalaron una vacaciones virtuales y hasta este momento es que puedo contestarles, y primero que nada: gracias!, muchas gracias por leerme y por dejarme un comentario, lo aprecio enormemente y me congratulo de que este blog todavía reciba visitantes y amigos tan entrañables

y espero que su fiesta de navidad haya sido memorable, como bien dice Neo, es un día que amerita guardar con todos sus detalles porque las personas están más receptivas y más abiertas a mostrar sus sentimientos positivos, a reforzar los lazos familiares y amistosos, y a construir experiencias agradables que se puedan compartir, ese espíritu es el que a mí me entusiasma, si se diera en otra época del año y con otros motivos, también los celebraría, pero es raro que esa conjunción de buenas voluntades se de en otros días del año, por eso espero estas fechas con ansias y por eso las aprovecho y disfruto tanto

Marichuy: cociné y cené riquísimo, creo que es la cena más rica que nos ha quedado, ya estamos mejorando como cocineros y cada vez nos quedan cosas más deliciosas, además tuvimos casa llena con montones de invitados que vinieron a completar un feliz cuadro, la familia crece con más miembros y con amigos que adoptamos como tales, espero que tú también hayas disfrutado mucho la cena de ese día

Nora: la disfruté muchísimo!, todos los sabores de los que me privo en los otros días ahora los saboreé con enorme concupiscencia casi pecadora -je-... qué deliciosa es la comida, es mi pecado más grande ;D

felices fiestas querida Nora, y muchas gracias por otro año de aprendizaje y puentes abiertos
Neo: me encanta leerte así de introspectivo, tus reflexiones y recuerdos me hacen identificarme mucho, aunque yo sí guardo una parte muy festiva y relajienta para estos días, también tengo esa parte de introspección y reflexión que me hace valorar más la unión y el reencuentro con las personas que amo y que son parte de mi vida, te agradezco tus palabras y su intención, te envidio, yo pocas veces he visto el cascanueces en una presentación en vivo, tenerlo como tradición es todo un privilegio

te mando un abrazo =)

Champy!

ay, es cierto, no tengo todavía tu receta, pero me aplico y me pongo en eso ya mismo -je-

confío en tu gusto y busco el corto del osito de liverpool, no pensé que fuera tan lindo y tenía prejuicio contra ese oso -je-, pero lo busco y me siento con mis sobrinos para disfrutarlo ahora que leo que te pareció bueno a ti

sé que pasaste una navidad feliz (y lo sé porque siempre estás rodeado de afecto y aprecio bien merecido) y te deseo que tus fiestas sigan así de felices

les dejo un abrazo gigante a todos =)

Publicar un comentario

Ideas en tránsito

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...