jueves, 25 de marzo de 2010

Los Mil y Un Tweets... y de cómo Twitter es el Diablo

Hace mucho tiempo, en una red social muy, muy lejana -y desconocida-, se escribió este tweet:

alguien había ocupado el nick malbicho ya, tuve que elegir entre lamalbicho o malbisho (debí poner malbixo, verdad?)... lo voy a cambiar
8:05 PM Jun 30th, 2009 via web
malbixo
malbicho


Casi nueve meses después, en la misma dirección electrónica se pudo leer lo siguiente:

#InauguroMacroHashtagComoManeraDeConmemoracionInstitucionalParaCelebrarMiPasoPorTuiterYAnunciarMiPosibleTuitcidioYaQueNoLogreSerUnaTwittstar
1:33 PM Mar 24th via TweetDeck

¿Qué pasó entre uno y otro?: 998 mensajes de máximo 149 caracteres (incluyendo espacios), 166 seguidores (que allá no son muchos), el reencuentro con algunos amigos y el contacto más cercano con algunos lectores de El Fanzine; el descubrimiento de algunas personas con ideas interesantes, el seguimiento a noticias y la inmediata cobertura de algunos hechos relevantes, cierto desespero ante la intolerancia, la susceptibilidad, la egolatría y la simplicidad de algunas mentes, pero la admiración por otras, apabullantemente brillantes.



A la sucesión de mensajes de las personas que se sigue en Twitter, se le llama Timeline (TL), a los que siguen tu cuenta se les llama Followers; un tema se hace público a todo el que tiene una cuenta, mediante una etiqueta llamada Hashtag (incluye el símbolo # como inicio), y los temas más populares se les conoce como Trending Topic (TT). Una de las costumbres más arraigadas es recomendar cada viernes a los que te parecen dignos de seguir, a esto se le llama Follow Friday (#FF). No es necesario corresponder el seguimiento (Follow) aunque se considera descortés si no se hace, y lo que más se teme y se resiente es al Unfollow, pues la popularidad es algo que cobra mucha importancia en esta red social.



Decir que Twitter es un megachat, es trivializarlo mucho; acusar de hacer spam por sólo usarlo como medio de publicidad para tu sitio o actividad personal, es un juicio muy severo; calificar a alguien de Twitstar o Twitdivo por la cantidad de seguidores que tiene, o la cantidad de twitteros que sigue, es también muy injusto y relativo. Y sin embargo, hay una gran cantidad de personas que se sienten con derecho a decir que sí es y que no es Twitter, quien representa y quien no representa a Twitter frente a los otros medios (como en la entrevista que en Canal 22 se hizo a Tamara de Anda, conocida también como Plaqueta, y a Federico Arreola, del diario electrónico Sendero del Peje), que se debe y que no se debe hacer en Twitter, quien debe estar y quien no debería estar en Twitter, quien es alguien y quien no es nadie en Twitter, quien entiende o quien no entiende Twitter... y decenas de discusiones como esas. No sólo externa, sino también internamente Twitter es reevaluado y reinterpretado, sin llegar a un consenso y bajo limitantes prejuicios. En los días actuales, iniciativas como #ProyectoFollowBack y #Antidivos han dividido a los usuarios de esta red al levantar polémicas (la primera ofrece la opción de seguimientos masivos e indiscriminados, y la segunda propone el unfollow a twitteros populares que no interactúan con sus seguidores).


En estos meses y mil mensajes, he sido más espectadora que protagonista, he visto muchas discusiones estériles y algunas pocas fructíferas -como la de #Internetnecesario-, he asistido a linchamientos mediáticos -como al de Esteban Arce, por sus declaraciones homófobas-, a coberturas que van desde la transmisión de un capítulo de la serie XY del Canal Once, de la entrega de premios Óscar, de un partido de futból de los pumas, del enfrentamiento entre los representantes del PRI y del PAN en el Congreso, del caso Cabañas y del juicio político a los culpables de la tragedia en la Guardería ABC, a la de los sismos en Haití y Chile, con la consiguiente movilización ciudadana para donar ayuda. Eso me ha ayudado a comprender que Twitter es más que una red social para personas que tienen poco que decir (o nada que hacer) sino una plataforma idónea para quien busca interacción inmediata y con alcance masivo. El crecimiento de la red no es sorprendente, tampoco, pues estando dentro se comprende cabalmente lo adictivo que puede ser, precisamente por esa inmediatez que te hace enterarte más pronto, opinar primero, compartir información y acceder a la fuente original, en muchos casos. Además de que ese acercamiento a quienes originan la información -de cualquier tema, desde el más profundo al más frívolo-, logra una democratización de la misma, así como del protagonismo de sus usuarios. En Twitter, la palabra de una celebridad pesa lo mismo que la de un ciudadano en el anonimato. Frente al trabajo de un periodista en los medios tradicionales, vale lo mismo un testimonio de una persona presente en el escenario de los hechos, que con su celular narra y muestra en imágenes el evento (lo cual ya mete miedo en los medios tradicionales, y no son pocos los periodistas que descalifican la plataforma como medio de información, sin dar mérito a sus ventajas). Ante la opinión de un experto, se presta igual atención a la de un ciudadano común, que también tiene sus propias conclusiones. Y la fama está al alcance de cualquier hijo de vecino, que lo mismo manda un chiste, una foto, un video, una cita literaria, un pensamiento ingenioso, una denuncia o una petición de auxilio.

Entre los usos más interesantes que he visto en Twitter está la de una simpática gata que muestra instantáneas de su vida diaria, la de un español en eterna persecución de pederastas, la de un activista social colaborando en varias causas, la de un ciudadano recopilando y sintetizando información de temas de actualidad, la de un divulgador científico y la de un hijo eternizando la sabiduría empírica de su padre .



Pero en cambio, he visto ególatras insoportables presumiendo de su "fama twittera", a los simpatizantes de los partidos de derecha o izquierda alardear de su deficiente análisis y paupérrimo nivel de debate, a los fans de una personalidad farandulera atacar mendazmente al que osó criticarla, a los que envidian a los que han superado el anonimato -a cualquier nivel-, a los que patean a todo lo que se mueve por el simple y destructivo gusto de hacerlo, y a los poseedores de "La Verdad" descalificando a quienes les cuestionan su ideología -o su carencia de ella-. Para todos estos, Twitter es la plataforma idónea para alimentar su intolerancia y su ego. Es una constante la descalificación de otras redes sociales o recursos en red, como Facebook, blogs y foros, como si comentar un hashtag tipo #frasesdepeliculas fuera más inteligente que contestar una trivia (quiz) sobre qué Simpson eres. O como si la repetición de un enlace por medio de un Retweet (RT) distara mucho de reenviar (dar forward) una presentación de power point en una cadena de mail -incluso con la misma posibilidad de que sea información errónea o falsa-; o eternizar una conversación vanal por medio de replays no fuera igual que platicar en el messenger. En Twitter está la misma oportunidad de encontrar a una persona afín o a un enemigo ideológico, a un admirador a un detractor, a un genio o a un imbécil, como en la vida no virtual, de nosotros depende aprovechar la oportunidad de aprender de cada uno, y de seguir participando en la conversación grupal.

Aunque confieso mi confirmación de que sólo soy una bloguera en el tuiterexilio... y que he comprobado que la nueva soledad es la virtual: ser antisocial en una red social, sin nadie que responda ni de follow, es la nueva forma de ser un marginado.

14 ideas en tránsito:

jinshi0 dijo...

Solo me confundió más :]
No la verdad que es a eso ni le entiendo y mejor nada más "escucho" lo que pueda entender, en todas esas redes nada más ando por que me invitan, mejor me quedo en deviant ¬¬

mariajesusparadela dijo...

No mehacen demasiada gracia ese tipo de redes.Quiza por cuestiones de edad, ya que no me muevo demasiado bien en ellas.
El blog si que me gusta.
Quiza es que la inmediatez la tengo en los amigos de carne y hueso .

Menospausas dijo...

Mabciho, que buen analisis del Twitter, aún no se que pensar de esta red social, si veo mucha competencia y muchas soberbia en elgunos tuiteros...se que puede ser adictivo, y que puedes joder a una persona "famosa" hasta que te conteste....he leído algunos Tuiteros que estan felices con su Inmediatez...lo que yo te puedo decir es que el vicio del Tuiter nos dejo sin una de nuestras compañeras...entró a veces a su página para ver si vive...y el día que nos juntamos es hablar sin parar del Tuiter, si fulanito le dijo a...si sultano es el mejor de la red...si es un país dividido, si tal o cual personaje es lo máximo...hasta amorr en el tuiter ha salido....claro que también te das cuenta de las horas que una persona puede pasar conectado a una red social...mi experiencia personal es poca..por no decir casi nula.

¿Sirve? Creo que si, que sirve para aquellas personas que lo usan para informar y no desinformar...¿Quien puede decir que tus comentarios valen la pena? ¿Quienes son los que te hacen ser una estrella fugaz? Si, es para personas con un gran ingenio y unos dedos rápidos...pero al ser rápidos a veces puedes ofender sin pensar al que te sigue...me ha pasado...

En fin ahí avisas si llegas al tuiter suicidio..

Un abrazo Malbicho

Menospausas dijo...

Ah, perdón tambien sirve para darte cuenta cuando te juntas con tus amigas..que una de ella no tomaba lo que tu siempre pensabas, ja, ja...después de una reunión te das cuenta de que tu amiga no fue feliz en tu casa....aguas con el tuiter...

Abrazos y feliz fin de semana

malbicho dijo...

@jinshiO
ja, ja... bueno, sólo es "mi veldá", no me hagas mucho caso, que cada quien habla según como le fue en la feria; y sí es complicado, yo apenas le ando entendiendo

@mariajesusparadela
hace muy poco debatí con un hombre de 74 años que usa tuiter para luchar contra el feminismo, pues cree que es la razón de que los hombres estén tan mal en la actualidad, más allá del conflicto ideológico, me dió gusto leerlo en una red social que tiene por promedio a usuarios de 30 o 40 años menos que él, aunque es cierto que el blog sí es más sencillo y práctico -y aunque no se compara a tuiter, sí ofrece una cierta inmediatez-

yo también prefiero el téte á téte, ojalá algún día nos podamos saludar de besito en la mejilla

=)

@Menospausas
ja, ja, ja, ja, ja...
me has hecho reir mucho al describir a la tuitahólica Milyunamáscaras, creo que caigo en el mismo error de ella, con personas que andan desenchufadas y no saben de blogs, tuiters ni feisbuks

mira, yo en tuiter sólo soy voyeur, interactúo con los que me dan un mensaje y con eso me obligan a una respuesta, porque en realidad sólo veo y veo los pleitos, los enlaces, las noticias y las novedades, soy una tuitera pasiva que de vez en vez agrega algo a un tema, lo que me dió más visibilidad fue lo de tuiteras asesinas pero pues ya ves que me arrepentí cuando ví que televisa metió sus cochinos dedotes -je-

con todo es una red muy interesante, ni peor ni mejor que las otras, pero sí quizá con mayor probabilidad de crecimiento... a ver cómo se pone la cosa luego, no?

y mira lo que son las cosas, uno de nuestros amigos (Javier), que tiene un blog muy popular y participa mucho en varios blogs, en el tuiter también anuncia su tuitcidio justo para el día de hoy (lo bueno de estas muertes es que sólo son virtuales y parciales, en su blog seguirá tan querido y apapachado como siempre)

marichuy dijo...

Bichi

Me declaro ignorante en materia twittera. Ya te comentaba que un día me registré, porque tontamente creí que sólo así podría leer los twitteos de JCA. Pero, para mi mala suerte, ni tengo chance de twittear –todo el día metida en una oficina castrante donde esos web los tenemos negados- y para colmo, cuando llego a entrar, me encuentro profundidades del tipo:

“Qué onda raza, hoy es viernes y toca”

Lo anterior no quita que yo reconozca y, sobre todo, respete la capacidad de expresión escrita de quienes logran, en 140 caracteres, decir cosas importantes. Mis respetos.

Un abrazo

malbicho dijo...

@marichuy
dicen por ´ay que lo que pasa en tuiter se queda en tuiter, pero contraviniendo esa máxima estoy planeando una segunda parte de esta entrada con algo que ya no pude poner, para no hacerla más larga, pero son algunas muestras de tuits ingeniosos, útiles, conmovedores o memorables, para ejemplificar el buen uso que se le puede dar, y es que sí está complicado entenderle, se necesita invertirle tiempo y recursos, por ejemplo, yo no tuiteo por celular pues jamás traigo crédito, pero es muy práctico y dicen quienes lo hacen que tuitear en la computadora es prehistoria, ya (imagino lo cómodo que es hacerlo desde un sophisticado iphone)

claro que ejemplos como el que tu dices son los que abundan, pero también es divertido el uso vanal (bueno, lo defiendo porque nada profundo tuiteo yo -je-)

Cassiopeia dijo...

Malbi!
Tengo una cuenta -obligatoria por cuestiones de trabajo... puedes creer?- pero no tengo el tiempo de leer ni los supuestos avisos de "noticias", que cuando vienes a ver son tuiterías sin trascendencia... hasta las del NYT!
Besos

NoSurrender dijo...

Nunca he entrado en Twitter, porque mi cibervida no da para más. Pero supongo que, al menos, debería conocerlo (muchas veces he encontrado enlaces a mi página desde cuentas de twitter)

La democratización de la información es una revolución muy positiva, pero, como todo, tiene también sus peligros. Y es que una información contrastada escrita por un profesional, puede quedar a la misma altura de cualquier comentario tabernario ante un lector poco formado. No sé, en cualquier caso nada es bueno ni malo; sólo son tiempos nuevos.

Saludos.

malbicho dijo...

@Cassiopeia
te pasa como a marichuy, que cada que entra sale más decepcionada de lo que se comenta, (cosa de elegir mejor a quién se siga, nomás... aunque, claro, la vanalidad es lo que impera, pero no sólo ahí, los blogs más populares son de muchachonas sin mucha ropa)

=)

@NoSurrender
lo has dicho muy bien, son formas nuevas de comunicarse y de acceder a la información, por supuesto hay que formarse un filtro para elegir y para analizar los medios y la información, pero eso aplica a toda la red, en sí, sólo que en tuiter es más notorio

un abrazo, siempre un gusto recibirte aquí

Amorphis dijo...

Aplaudo de pie, esté ha sido por mucho el mejor análisis sobre twitter que he leído, no me queda mucho más por opinar. Es un medio informativo, de expresión, pero con mucha razón también de soledad virtual, aún teniendo seguidores; sin embargo lo usamos, por tendencia, por moda, o porqué tenemos algo que decir, no puedo decir que prefiero el blog porque es una plataforma diferente, sin embargo me sige siendo más atractivo.

Saludos ...

Cuetzpallin dijo...

Estoy de acuerdo con Amorphis: bravo!

La verdad es que a mí no me gusta el mentado twitter, aunque muchos de mis amigos tienen su cuenta y todo eso. Ya de por sí batallo con el facebook. Me gustan los blogs, siento que la gente le hecha más cabeza ahí y no hay tantos problemas de egos inflados por la cantidad de seguidores... no se, no se, aún no entiendo el twitter.

Saludos!

jota pe dijo...

-- Malbi, me da mucha gueva el tuiter, no lo uso ni pienso hacerlo, pero es interesante que la gente busque nuevas formas de comunicarse. Es domigo y no nos llevaste de paseo, aqui te dejo mi correa, guarfff!!!!! guarfffff!!!

malbicho dijo...

@Amorphis
hombre, gracias!, tienes razón, comparar el blog con el tuiter es un poco ocioso, pues en realidad lo que varía es la forma de expresarse del usuario, y hay quienes combinan muy bien ambas plataformas -y hasta facebook y tumblr-

@Cuetzpallin
mira!, me van a envanecer -je-; pues ojalá un día te animes a probarlo y decidas si te gusta o no, igual te descubres una tuitera nata

=)

@jota pe
pero entonces sí tienes tu cuenta?, no seas egoísta y pásamela, así cotorreamos allá también, igual y hasta te gusta, por lo menos lo de ególatra sí lo cumples como requisito -je-

Publicar un comentario

Ideas en tránsito

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...