viernes, 23 de abril de 2010

Su Majestad: ¡El Libro!


¡Ay muerte!, ¿contra quién tu amarga ira
quesiste ejecutar para templarme
con profundo dolor mi triste lira?
Si nos cansáis, señor, ya descucharme,
anudaré de nuevo el roto hilo,
que la ocasión es tal que ha d'esforzarme;
lágrimas pediré al corriente Nilo,
un nuevo corazón al alto cielo,
y a las más tristes musas triste estilo

Miguel de Cervantes Saavedra.


Morir, dormir, no despertar más nunca,
poder decir todo acabó; en un sueño
sepultar para siempre los dolores
del corazón, los mil y mil quebrantos
que heredó nuestra carne, ¡quién no ansiara
concluir así!

William Shakespeare.


Shakespeare es considerado el mayor escritor del habla inglesa, a su vez, Cervantes lo es del habla hispana, y Gómez Suárez de Figueroa, apodado Inca Garcilaso de la Vega, a partir de su obra Comentarios Reales es reconocido como el punto de partida de la literatura Latinoamericana. La coincidencia de que el fallecimiento de los tres grandes autores se fechara en el 23 de abril de 1616, valió que la Unión Internacional de Editores propusiera a la UNESCO que este día se destinara a promover la lectura y los derechos de propiedad del autor, y desde 1995 se celebra el Día Internacional del Libro, y cada año se elige a una ciudad como la capital del libro. Hoy Beirut cede el título a Ljubljana... esperen, esperen, no dejen que se les anude su lengua que se las puedo poner un poco más fácil: Liubliana (Eslovenia); que esta semana que acaba de terminar ya sufrimos bastante con el volcán islandés de cuyo nombre no quiero acordarme (ahora ya sabemos lo que el resto del mundo sufre al nombrar al Iztaccíhuatl). Hay muchas actividades programadas para este día, desde una venta nocturna en el pasaje Zócalo-Pino Suárez del metro, hasta maratones de lectura (como la que inicia José Emilio Pacheco del Quijote, en España), escrituras colectivas y obsequios de libros, cosa de buscarle que va a haber en tu país y en tu ciudad (chismea aquí qué hubo).


Yo esta semana ando leyendo tres libros a la vez, dos que no he logrado terminar porque se me resbalan de las manos y se esconden debajo de las camas o en medio de las cobijas: Piratas y Emperadores, de Noam Chomsky (que me urge entregar a su verdadero dueño) y Rayuela, de Cortázar (que nunca terminé en su versión saltarina y que me comprometí a terminar para mi incipiente Club de Lectura y Café), y acabo de comenzar Canta la hierba, de Doris Lessing (ganadora del Nobel en 2007).



Coincidiendo con esta celebración, justo ayer recibí la invitación (vía Twitter) de unirme a un Club de Lectura más en forma, les dejo la invitación por si a alguno se le acomoda y antoja. Y les cuento como chisme que también me invitaron a compartir la titularidad de un taller de creación literaria, acepté después de muchas dudas pues sí me siento de lo más incapaz de llevarlo, pero creo que serviré como ejemplo a no seguir (y sospecho que esa es la verdadera razón por la que me invitaron) y me convencieron con el argumento de que los talleres sirven más al que los imparte que al que los toma. Y bueno.

Me robo una frase que leo en mi Google Reader: "Libro viene del latín: liber. Libre viene del latín: liber. Leer es ser libre."

Así que, liberémonos... literémonos.

11 ideas en tránsito:

Javier dijo...

super post!

Menospausas dijo...

Malbicho, tengo una librería en mi casa, regalos todos...estoy de vacaciones ¿Me crees que no he podido más que empezar a leer la introducción de un bello libro de cuentos escrito por mujeres?

Hoy le prometo a San Jorge...ponerme a leer cómo loca, que el Internet no me gane, ni me ganen otras cosas que también me gusta hacer. No se porqué me meto en tanto lió.

Saludos y feliz día del libro, acompañada siempre de uno.

El Belo dijo...

Yo voy a ir a la venta nocturna del pasaje Zócalo-Pino Suárez. Desde ayer en mi blog estuve haciéndole promoción, jeje.

Ya tengo mi lista de libros que voy a adquirir. Si vas, nos vemos por allá, jaja.

Saludos.

malbicho dijo...

a ver, familia, hoy apersónense todos y cuéntenme del libro que salvarían del fuego, la pregunta se la hace Ray Bradbury preguntando qué libro memorizarían para la posteridad y rescatar de la censura, el olvido o la mala crítica, en tuiter ya andan diciendo los suyos bajo el hashtag #salvaUnLibro, por iniciativa de nuestro amigo elProf (que hace como que no nos lee pero sí lo hace más seguido de lo que creemos), no sean tímidos, esos que nomás vienen a voyerear hoy déjenos saber qué libro les parece valioso y rescatable

@Javier
tu siempre me tratas bien en tus comentarios, gracias, a ver si regresas a decir tu libro salvado

=)

@Menospausas
te entiendo, disfruto mucho leer y creo que es casi un autocastigo que lo deje por cosas menos enriquecedoras, pero estoy enmendando el camino también

como dice marichuy: menos face y más book -je-

qué libro salvas del fuego, amiga?

@El Belo
por ti me enteré de la venta en el metro, andaba de mirona en tu blog y que me traigo el dato pa´cá... ando más pobre que una rata de campo mexicano, pero luego me cuentas para que me dé envidia todo lo que compraste

y qué libro rescatarías?

@a todos
órale, entrénle al rescate de almas empapeladas, cuál es el libro que quieren que viva por siempre?

El Signo de La Espada dijo...

Mierda!! yo tengo como 3libros pendientes :S entre ellos la novela de Andrés: siempre pierdo el número de página!!

Qué suerte he tenido de que en mi familia siempre hemos leído, ese magnífico hábito jamás se me hizo pesado y se me da tan natural como ir al baño, en particular porque no puedo zurrar a gusto si no leo aunque sea la etiqueta de un shampoo

Saludos Malbicho San

El Signo de La Espada dijo...

Yo rescataría un librito que se llama: A fucking old Irish man named Patrick O'brien, who killed his wife. Escrito por Patrick O'Brien.

También rescataría Alma de Niño o El Lobo Estepario de Herman Hesse

O la lejanía del tesoro de Paco Taibo II

malbicho dijo...

@Signo
interesantes recomendaciones, las llevo al tuiter para complementar el tema allá

saludos!!!

=D

Menospausas dijo...

Malbi, yo rescataría El Amante de Marguerite Duras, esto de rescatar un solo libro se me hace un pecado....en verdad, ahora se me vienen a la mente unos libros de que leía de pequeña y no he podido recuperar...son ingleses y hablan de un niño muy travieso, es una pena que solo las ediciones viejitas se puedan conseguir en España y el franqueo sale a lumbre.......pero me quedaría con esa colección completa de : Guillermo de Richmal Cromton (Autor ingles). Y por el momento sucumbiré a unos regalos que se que te gustarían mucho.

¿Por qué quemar libros?

malbicho dijo...

@Menospausas
excelente el amante y excelente marguerite duras, también fue un libro que marcó mi inclinación por el tipo de literatura que me "pega"... no sabía de la colección que dices... y esa es la idea, rescatar del fuego de la indiferencia, del olvido, de la censura o del fracaso comercial a los libros que te marcaron... por supuesto lo del fuego es un escenario ficticio que remonta a esos tiempos de inquisición en que unos cuantos decidían qué podían leer los demás

un saludote para las tres y todos los cuartos =)

marichuy dijo...

Malbi

Yo, como dice José Emilio Pacheco, aunque amo más ciertos libros la intensidad de mi amor varía según mi estado de ánimo (o desánimo). Aún así, de existir la posibilidad de rescatar dos libros, yo también rescataría "El Amante" de Marguerite Duras. Sin embargo, lo que realmente me gustaría es poder entresacar de cada uno de los libros que he leído a lo largo de mi vida, los segmentos que más me han marcado: algunos versos de Octavio Paz, otros de Baudelaire, unos más de Rimbaud, etc.; así como párrafos de Madame Bovary, Lolita y de varios libros más y así conformar "El Libro de mi vida", para rescatarlo de las llamas eternas. Mientras esto no sea posible, si el día de hoy ocurriera el incendio final -mañana puedo pensar distinto- rescataría “Las Memorias de Adriano”, de la otra Marguerite, la Yourcenar (y ya entrados en gastos, al fin que el DVD no hace bulto y como buena mexicana haría trampa pues no es un libro, sino la película que me rompió el esquema desde la primera vez que la vi y me hizo amar el cine para siempre -y eso vale mucho para mí-, antes de que se perdiera en la hoguera me llevaría conmigo “Los cuatrocientos golpes”

Abrazos

PS ¿A qué sitio-web alterno, debo ir a presentar mis aclaraciones con motivo de mi no gusto –en general- por las rosas rojas?

malbicho dijo...

@marichuy
vaya, no he visto esa película pero si tú la salvarías debe ser especial, voy a buscarla

te mandé una rosa -no roja- en el feisbuk, con motivo del día del libro y la rosa (hay aplicaciones para regalar libros?, no encontré... pero es que soy una ignara del feisbuk, nomás no me hallo ahí)

Publicar un comentario

Ideas en tránsito

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...