sábado, 31 de julio de 2010

Reflexión Sabatina: Los Días con mi Padre

"Mi madre murió de repente el 4 de septiembre de 2006.

Después de su muerte, me di cuenta de lo mucho que me escondió el estado mental de mi padre. No llega a tener alzheimer, pero no tiene memoria a corto plazo y se encuentra perdido a menudo.

Le llevé al funeral de mi madre y al entierro pero, al llegar a casa, me preguntaba cada 15 ó 20 minutos dónde estaba mi madre. Yo le explicaba, cuidadosamente, que había muerto y que habíamos vuelto de su funeral.
Esto le causaba un shock tremendo.

¿Por qué nadie se lo había dicho?¿Por qué nadie le había llevado al funeral?¿Por qué no había ido a verla al hospital?
No se acordaba de nada de ello.

Después de un tiempo me di cuenta de que no debía seguir contándole que su mujer había muerto. Él no lo recordaba y, el revivir su muerte contínuamente, nos estaba matando a ambos."


Así comienza el registro electrónico que Peter Toledano hace del tiempo que cuidó a su padre y descubrió el trastorno que sufría, que le impedía guardar recuerdos nuevos y precisaba se le explicara su realidad cada cierto tiempo. Es muy breve, pero no tanto como para no lograr conmovernos... y apreciar más los bellos momentos que se pueden encontrar en la vida. Por favor, véanlo.

8 ideas en tránsito:

Javier Jiménez dijo...

Normalmente no leo cosas "emotivas" [salvo cumpleaños malbichentos ;)], pero éste mes mi padre cumplió 83 ...

Tocaba y aún de vez en cuando toca el acordeón, la familia tenemos "tatuado el sonido y su musica".

Days with my father : Me hizo recordarlo escuchando una canción que tocaba cuando yo andaba corriendo jugando con mi hemana.

Czardas

Les dejo el enlace de quien me recuerda el sonido más cercano.

http://www.youtube.com/watch?v=sZyiS_9Znck&feature=related

Salu2

marichuy dijo...

Muy conmovedor Bichito. Hasta para las Madames Amarguettas como yo comprenderé.

Un abrazo

malbicho dijo...

Javier Jimenez:
te escribo el comentario mientras escucho con los audifonos la cancion que nos dejas, y no puedo evitar la sonrisa y los ojos humedos

tambien yo tengo recuerdos de mi padre y sus canciones, pero el recreandolas con su voz, asi que comprendo bien el sentimiento que tienen estos recuerdos

felicidades a tu padre... y a ti, por tenerlo todavia contigo, es, de verdad, el mejor regalo

un abrazo

marichuy querida:
y es que el registro es tan honesto, que yo creo que por eso logra sensibilizarnos asi

a mi me devolvio a mi papa por unos momentos

un abrazo fuerte para ti tambien

El Signo de La Espada dijo...

Maldito sea el Alzheimer...

Cuetzpallin dijo...

Un texto super intenso... muy emotivo, de verdad... no pude evitar que se aguaran mis ojitos :(, y eso que yo no le encontré parecido alguno con mi padre, quien no tuvo tiempo de ser viejito u olvidar las cosas. A lo mejor fue por eso.

Amorphis dijo...

Realmente emotivo, y las fotografías son muy buenas, hay que disfrutar a toda esa gente que queremos cuando los tenemos a nuestro lado, son momento únicos e irrepetibles.

Saludos!

Talamentes dijo...

99 años! a qué edad nacería el hijo?

Muy conmovedoras las imágenes y las anotaciones, una buena vida, una buena muerte...

malbicho dijo...

Signo:
se pierden tantas cosas con él, verdad?, no sólo las memorias...

Cuetzpallin:
yo también lagrimié un poquitín, con apenas unas cuantas fotos y ya me había encariñado con el viejecito

Amorphis:
toda la razón, aprovecharnos y apapacharnos, no sólo a ellos, cualquiera puede estar aquí y en un momento ya no

saludos!

Talamentes:
qué gusto leerte aquí otra vez!

el hijo no parecía mayor a los cuarenta, así que debió tenerlo alrededor de los cincuenta y tantos; y tienes razón, tuvo una buena vida y formó a un estupendo hijo

Publicar un comentario

Ideas en tránsito

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...