martes, 7 de septiembre de 2010

El Odio en la Red


Yo confieso ser un troll en proceso de recuperación. Me sorprendo a mí misma respondiendo con toda formalidad e incitando a la tolerancia, cuando en mis inicios en la Internet fueron al más puro estilo grafitero de baños de secundaria, provocando y agrediendo, con la salvedad de que nada excedía los límites del humor llevadito, las malas palabras y sólo con los que aguantaban vara. Siempre me ha parecido muy limitante esa política antitroll drástica, que reduce la oportunidad de un verdadero debate, con el apasionamiento que toda polémica trae consigo, y con la represión a cualquier tipo de crítica hacia el administrador del sitio o al sitio mismo, pues al final sólo las alabanzas y loas serviles son admitidas, y cualquiera que opine de forma contraria es considerado troll. O será que conocí trolls muy ingeniosos y divertidos, que es cierto que desestabilizaban la dinámica de un sitio -generalmente aburrido, un sitio divertido suele convertir al troll en un divertimento más- pero que también aportaban argumentos o cuestionaban la infabilidad de un blogstar, forero o twitstar ególatra, intolerante y sin autocrítica. Sé que un troll molesta a los visitantes habituales, desanima a los lectores e intimida a los comentaristas, y sin embargo, creo que también es una de las cosas que hay que aprender a manejar en este medio y no darles más importancia de la que ameritan, finalmente, en la vida 1.0 también aprendemos a lidiar con los higaditos, los groseros o los que tienen mal aliento, ¿no?

Sin embargo, el ciberbullying es una forma más seria de molestar por la red, pues no busca incitar la polémica ni atraer la atención sobre sí mismo, sino que la violencia psicológica que envía a su objeto de acoso busca causar un daño moral, paralizándolo y atemorizándolo hasta anularlo, y tratando incluso en saltar del plano virtual al físico, provocándole un perjuicio real. El anonimato, la virtualidad, la suplantación de personalidad, la "segunda vida" que puede inventarse cualquiera con asombrosa sencillez, la facilidad para difundir una información viral y manipularla, así como la sencillez para actuar en grupo, ya sea manipulando a otras personas o convenciéndolas para que se unan al ataque, favorecen el ciberacoso. Así como la red ofrece facilidades pasmosas para otros delincuentes cibernéticos, como los que difunden pornografía infantil, así también el sociópata que decide convertir la vida de su objeto de odio en un infierno, encuentra grandes ventajas en el mundo virtual.

La primera vez que se vió la gravedad de las consecuencias, fue con el caso de Megan Meier, jovencita de trece años que se suicidó por el desdén amoroso de uno de sus amigos en MySpace, que no sólo la rechazó, sino también habló negativamente de ella con sus conocidos en esa red social. Lo peor fue que todo había sido un engaño cruel, pues tal muchacho no existía y era la madre de una ex-amiga de la joven, la que se había inventado un nick y una historia para ilusionarla y posteriormente humillarla, en venganza de lo mal que se había portado con su hija. El caso puso en la mesa de discusiones, la vulnerabilidad de los más jóvenes al sociabilizar en la red, y abrió también una discusión legal en Estados Unidos sobre las leyes para regularizar el acoso cibernético.

Hubo otro caso que tuvo gran repercusión, el de la niña de once años Jessie Slaughter (alias), celebridad local de una red social preferida por púberes para el chismorreo, en la que primero se le señaló como víctima de estupro por parte de un vocalista de una banda que empezaba a ser conocida; aclarado y negado el chisme, la niña subía videos retando a sus "enemigos", con una actitud y un lenguaje que atrajo la animosidad de miles de personas, y especialmente, de un grupo de hackers pertenecientes a un foro anónimo (4chan, subforo /b/), que atacaron a la niña no sólo con abrumadores insultos y descalificaciones en todos sus perfiles de redes sociales, sino difundiendo sus datos personales, domicilio y teléfonos, para facilitar localizarla y perjudicarla de una forma física. El caso tuvo un desenlace involuntariamente cómico, cuando por medio de otro video, su padre se deja llevar por la rabia y amenaza de forma incoherente, lo cual fue difundido, parodiado y ridiculizado por toda la red. Afortunadamente no ha tenido, hasta el momento, una consecuencia grave, y ha servido para ejemplificar a los adultos la necesaria supervisión sobre lo que los niños y adolescentes hacen cuando están conectados.

En México hubo una reacción similar hacia una niña, aunque ella no hubiera hecho nada por granjearse la antipatía de centenas de miles de personas, más que participar en una serie de spots propagandísticos de un partido político. Pero en la red hubo reacciones de odio irracional hacia ella y hacia el grupo étnico al que pertenecía, abriéndose blogs exclusivamente para insultarla, y formándose grupos en Facebook que alcanzaron altas cifras de miembros, siendo el más numeroso de más de 155 mil miembros. "Mariana", de siete años, y cuyo nombre real es Asuka Matshushima "Suki", de ascendencia oriental, fue vituperiada con insultos y comentarios discriminadores, pero lo más grave fue que se dio a conocer su domicilio y el de su escuela, en medio de mensajes que incitaban a matarla. Aunque no hubo sucesos que lamentar, lo que sí es vergonzoso es el racismo y la cobardía que asomó de forma tan fortuita, haciendo blanco en una pequeña incapaz de defenderse sola, o siquiera comprender la razón de los ataques que recibía.

Otro caso que se difundió en los medios fue el de Alexis Pilkington, que se suicidó tras los ataques y críticas en su perfil de Formspring, red social a partir de un formulario para preguntas y que ha alcanzado mucho éxito especialmente entre adolescentes norteamericanos, el anonimato permite elaborar preguntas indiscretas u ofensivas entre compañeros de clase, lo cual ha sido parte de su éxito y de su crecimiento acelerado en ese país a tan sólo unos meses de su creación. Aunque en México ha tenido más aceptación entre la comunidad usuaria de Twitter (en su mayoría, adultos jóvenes), como complemento a la exposición de su personalidad, y no tiene el mismo uso que los jóvenes estadounidenses le dieron. Sin embargo, aquí el mismo fenómeno se dio hace unos años, que el acceso a Internet era todavía un artículo de lujo, cuando foros como LaJaula.net se convirtieron en las paredes de baño de los colegios más prestigiados y caros, en donde los adolescentes subían todo tipo de información personal de otros estudiantes, ya fuera por despecho, por rivalidad escolar o amorosa, por término de noviazgo, por revancha, por envidia o por simple mezquindad, los secretos privados, los detalles íntimos o los datos personales eran revelados entre vulgaridades e insidias, que destrozaban la imagen pública del atacado, llamando la atención de varios medios que levantaron la ceja y señalaron la procacidad de los estudiantes de las mejores escuelas del país (o las que se anuncian como tales). Actualmente en esos sitios ha decaído la actividad y se ha extendido a escuelas públicas o menos elitistas.

El último de esos episodios notorios de odio, lo recibe una mujer que sí dio motivo para la reprobación, aunque no para la dimensión que ha alcanzado: la británica Mary Bale fue grabada en video cuando alzaba a un gato que se cruzó en su camino y lo metía en un contenedor de basura. El gato fue rescatado por sus dueños quince horas después, subieron el video a Youtube y nuestros conocidos amigos de 4chan+b localizaron su ubicación, su ocupación, su perfil en Facebook y todos los datos necesarios para que la mujer sea localizable. Las reacciones por supuesto no han sido menores y hasta el viceprimerministro británico ha opinado sobre el asunto, pero las más agresivas se manifestaron en Facebook, donde grupos que piden el despido en su trabajo, e incluso su muerte se formaron inmediatamente.

Este caso de maltrato animal no es nada con lo que se vio en México en el mes de abril, cuando medios y redes sociales difundieron un video explícito de la cruel tortura hasta la muerte de un perro callejero, por parte de unos adolescentes del estado de Nayarit. La entendible indignación dio paso a la irracionalidad, los hogares de esos chicos fueron asediados al grado de que una de esas familias tuvieron que mudarse, huyendo de las amenazas y las posibles agresiones, mientras en Facebook, Twitter, secciones de comentarios de diarios y portales de información, recogían mensajes que incitaban a lincharlos y torturarlos tal como ellos habían torturado al animal. Incluso "profesionales de la comunicación" como la conocida conductora Martha Debayle, escribían en su cuenta de Twitter: "Alguien por favor tenga el valor de lincharlos", y en el colmo de la incongruencia, uno de los perros pitbull que fueron usados para torturar al perro callejero, murió envenenado. Hubo otras reacciones más propositivas, en varios estados hubo marchas simultáneas para exigir mejoras en las leyes que protejan a los animales y sanciones más duras para los que los maltraten.

Aunque el término de ciberbullying se emplea especificamente para el acoso entre menores, por sus iguales, la edad no es un excluyente para el fenómeno del acoso cibernético, que es una conducta abusiva en contra de la integridad psicológica o física de otra persona, que va desde ser objeto de insultos e intrigas, hasta la exposición de la intimidad y la invasión a la privacidad sin anuencia, ser víctima de hackeos en cuentas personales o en computadoras, recibir amenazas y provocar los juicios severos sobre su conducta moral o personal, así como los ataques de odio por cuestiones de preferencia sexual, tipo étnico o condición socio-cultural.

Y algo que también es preocupante, es como nos transforma el uso de la red en las comunidades virtuales, empoderándonos a partir del anonimato o de la creación de un personaje virtual, sumándo esto a la despersonalización y la distancia que conlleva el trato en la red, nos insensibilizamos hacia el malestar causado a la otra persona, enorgulleciéndonos de lograr desestabilizarla, buscando afectarla y vulnerarla de la mayor manera posible. La comunicación, que encuentra en la red una tecnología más a su favor, debido a nuestra inmadurez y particulares disfunciones, se transforma en un arma de doble filo que dificulta y obstruye dicha necesidad básica. No sólo los menores, todos somos susceptibles a sentirnos afectados, y lo más triste, somos también candidatos a afectar a alguien más, si nos dejamos seducir por el placer que da combinar nuestra ira más primitiva con nuestras tecnologías más sofisticadas.

Pero antes de que el pesimismo nos alcance, una imagen para sonreir y aprender sobre las redes sociales:

Dale click aquí para verla más grande y en su sitio original

14 ideas en tránsito:

malbicho dijo...

chin... me salió bien larga esta entrada, verdad?

bueno, prometo no soltar tanto rollo en las próximas, para compensar

Cuetzpallin dijo...

Jajaja.. ps sí te salió bien larga, pero es interesante.

Aquí hay dos cosas: gente que requiere de aprobación ajena para sentirse mejor, no importa el rango de edad. Ellos se convierten fácilmente en blancos de críticas o burlas... incluso, si no se le dice nada malo, pueden hacer una tormenta en un vaso de agua por el hecho de que se sienten heridos inmediatamente con cualquier comentario no cien por ciento aprobatorio hacía ellos. Es parte de una bajísima autoestima.

Por otro lado, tenemos a los gandallas.. gente con tmb muy baja autoestima que trata de ocultar este hecho molestando a los demás, aplican el "si yo no puedo subir, que se hundan los demás". Estas personas van a usar cualquier herramienta que le pongas a la mano (ya sea tecnología o una simple hoja de papel) para molestar a quién puedan.. y los más fáciles son aquellos que ya mencioné antes.

Ahora, hoy en día contamos con el maravilloso (o nefasto) internet, que ha hecho posible que se acerquen personas de todo tipo y de todo el mundo.. además de permitir el anonimato, hecho que facilita el cyberbulling.

No creo que esto termine, así como va el estilo de vida de hoy en día, cuando hay una tremenda necesidad de aceptación y reconociemiento, muchas redes sociales y anonimato y más anonimato. Es triste, pero esto no acaba con limitar el uso de las tecnologías, si no con la educación de las personas... lo malo es que los sociópatas lo son, con o sin internet.

nora (una japonesa en Japón) dijo...

Hay personas que critican las críticas (valga la redundancia) que se hacen en su blog, y esas mismas personas son las que hacen de trolls en otros blogs... ¿Dónde habrá quedado la educación y el respeto?
Interesante artículo ;)
Un abrazo :)

El Signo de La Espada dijo...

No, estuvo chida, pero no me hables mal de mi 4chan, por favor o si no iré por /b/lackup hahahahahaha

malbicho dijo...

@Cuetzpallin
así es, es lo más desalentador, que hay gente que parecía esperar el internet para sacar ese lado enfermo, pues en la vida no virtual las consecuencias son más probables, y aunque abusadores siempre ha habido, en este medio encuentran las condiciones idóneas para que se fomenten

@nora
qué gusto!!!

es cierto, yo admito ser muy troll (o bueno, no sé si pueda decir "era" o quizá es como el alcoholismo, que jamás se cura -je-) y esta postura puede parecer incongruente, pero en verdad veo diferencia entre una y otra conducta, pues la primera es más juguetona y con límites más definidos, sin embargo, el ciberbullying parece crecer entre más se alimenta, tanto en forma individual como masiva, pues su ejemplo se imita

un abrazo fraterno!

@Signo
ja, ja, ja... ya decía yo que esa forma de actuar me parecía familiar

=D

marichuy dijo...

Bichito

Qué te puedo decir sobre los trolles, ya sabes que algunos me han tocado. Afortunadamente no tan locos como esos casos que mencionas de Gringolandia. Me dejó impresionadas el caso de la madre que se buscó un nick para fastidiar a esa pobre niña. Qué tipa tan enferma.

Sobre el odio en la Web, me saltaré los casos gringos, pero sí me referiré al caso de la niña del comercial de PRD y las reacciones en su contra. El odio manifestado a través de la Web no surgió por generación espontánea. Hay que decirlo nuevamente: los mexicanos -como pueblo mestizo ex conquistado y colonizado por una punta de ignorantes racistas-, somos un pueblo racista y elitista ad nauseam. (digresión: cuando los medios mexicanos critican a los franceses por su racismo, deberían morderse la lengua que si tuviéramos gitanos... también ya los habríamos expulsado o peor aún, masacrado como a los 72 migrantes en Tamaulipas). A esa pobre niña del bobo comercial del PRD, le cayó encima el odio racial que la clase media mexicana siente hacia ese Partido Político, por considerarlo de nacos y en ella condensaron todo su odio, una reelaboración de aquella inmunda campaña política clasista y fascista de FECAL en el 2006. El odio no surgió en la Web. El odio, racial, repito, está en nosotros como sociedad. La Web como reflejo de la sociedad en donde se desarrolla, sólo sirve de vehículo para exhibir a los sociópatas que la habitan.

Un abrazo

malbicho dijo...

@marichuy
tienes total razón, el odio no surge en la web (espero no se haya entendido así en mi texto -je-), y en el caso de la nena del anuncio del prd, al decir que surgió fortuitamente quiero decir que no había ninguna razón para que se enfocara en ella ese racismo, que como bien dices, está latente en este país

si hay algo que debiera avergonzar a esa clase media orgullosa de no ser naca, es esa idea pendeja que tienen de que son superiores al resto de los mexicanos por tipo físico o estrato económico, perdón que me ponga folclórica -je-, pero nada me causa más desprecio que encontrar gente que piense así

un abrazo de alumna a maestra en ese arte de domar trolls

;)

Champy dijo...

No... no me pareció larga tu entrada, al contrario..... es verdad que es extensa, pero el contenido lo amerita.

Yo no tengo nada en contra de los trolles, es mas, la verdad hasta me caen bien , me molestan y los odio cuando se meten con tus amigos y visitantes, ay si me les voy con todo y en mi calentura pues pierdo...... pero si, hay algunos muy ingeniosos y hasta simpáticos.

Yo tengo uno de Sensei al que admiro y quiero mucho.

Tu análisis es muy intereante.... se puede matizar o diferir o ver desde ángulos diferentes, pero sería genial hablar contigo a este respecto.

Yo tengo claro, que la red, las redes sociales, son un perfecto escaparate para suplir y/o compensar necesidades latentes, para proyectar sueños, para desarrollar mentes impresionantes y/o personalidades exquisitas...y digo, si para eso les sirve pues bueno, se respeta.

Yo tengo claro lo que es...y si, me desilusionaría por ejemplo, que ese Sensei que te cito no fuera tan grande como yo lo veo, aunque de todas maneras le seguiría reconociendo y admirando su capacidad para crearlo.

Yo no, yo soy así, como me lees, disfuncional y desviado, disléxico histérico puñal (que no femenino)y atrabancado.... mmmmmm no estoy seguro de haberlo elegido todo eso, a esto me han conducido mis acciones y ay si, no me arrepiento, yo lo he elegido todito.

2046

malbicho dijo...

@Champy
yo nací al internet como comentarista en un blog comunitario, en donde la chacota y el desmadre acompañaba opiniones más serías e interesantes, gracias a eso no me espanto tan fácilmente y tampoco descalifico al que escribe con groserías o faltas de ortografía, pues sé que también puede ser alguien que te sorprenda con un comentario inteligente o un punto de vista necesario de contemplar

por el contrario, nací como blogger en un sitio muy formal en donde no se permitían agresiones de ningún tipo, y aunque sí era agradable platicar por ahí, también estaba casi descartada la polémica, pues en el momento en que se empezaban a caldear los ánimos se moderaban los comentarios, así que he tratado de encontrar el punto medio, sólo he borrado comentarios en una sola entrada, cuyo tema es muy consultado en la red y es la que me atrae más visitas, y es porque de repente me dejaron más de diez mensajes obscenos con ofertas sexuales que en nada aportaban al tema, además fue por petición expresa de algunos lectores que expresaban su molestia, pero fuera de eso, hasta me alegro de que caiga por aquí un troll que me permita ejercitar mi vena caústica (cosa que no pasa casi nunca)

a mí me pasó atraer algunos admiradores cuando era troll, que cuando me leyeron aquí en un plan más relajado también se desilusionaron y se fueron, pues esperaban un blog lleno de mala leche -je-... curiosidades que trae esto del bloggin, no?

Amorphis dijo...

Si estuvo bien larga malbicho, ya ni la #$$%&$%&//&%#""# jeje, creo que a estoy trolleando.

Personalmente mi inclusión en las redes sociales fue con Blogger, donde como quizá lo hayas notado escribo únicamente puras tonteras que me nacen en la cabeza, después abrí cuenta de FB, tengo algunas fotos personales pero nada más, no suelo subir muchas cosas, más bien me sirve como chismografo para enterarme de lo que andan haciendo los demás jeje, y bueno, tengo twitter, que igual es para compartir pensamientos y toterías ocasionales, aunque confieso que se pueden hacer buenas amistades a través de esa red.

Tengo un pseudónimo, no es como para ocultarme de nadie, simplemente es sólo un tipo de firma electrónica, en fin, tu post muy bueno, hay cosas que no sabía, ya hasta me dio miedo, la realidad es que sea cual sea nuestra intención en las redes sociales, creo que refleja inquietudes o necesidades personales, pero cada quien sabe cual.

Saludos!

malbicho dijo...

@Amorphis
ja, ja... el miedo no anda en burro, dicen en mi pueblo, algo habrás hecho

-je-

Sergio dijo...

...malbitchis, en mi muy personal apreciación tus contenidos son muy pero muy distintos a los del blog comunitario al que te refieres si es que es, el que creo que es...

...refiéndome nuevamente a "desde mi punto de vista" me atrevería a decir que cada sitio popular en Internet -hablando de blogs- se ha hecho ya de una comunidad base, es decir, aquellos que visitan con frecuencia y sobre todo emiten sus opiniones con regularidad, esa base que ya lleva algo de tiempo es quien al final determina la aceptación de nuevos miembros en su espacio, comunidad o como quieran llamarla y son quienes a final de cuentas y con algo de interés por descubrir a los nuevos visitantes, termina por tratar de ponerle un perfil a quien está detrás de esas opiniones...

...de ves en cuando que frecuento los blogs de costumbre, además de ser selectivo en cuanto a la lectura de comentarios, y ya no ser inquisidor con los personajes que dan la pinta de troll...

...saludos i014...

malbicho dijo...

@Sergio
claro que es el que tú piensas qué es, y tienes razón, la temática de este blog es muy diferente, e incluso la dinámica entre los comentaristas también lo es, por lo que no puede repetirse la de esa comunidad, que es muy divertida al igual que irreverente -lo cual extraño, a decir verdad-

también yo voy de vez en vez, pero quizá el no encontrar a todos los que me acostumbré a ver hace que se me haya olvidado un poco la costumbre, además de que el tiempo es más cruento conmigo que cuando casi vivía ahí -je-

pero me da gusto seguir encontrando algunos amigos aquí o en las redes sociales, con ellos el vínculo está más arraigado ya, afortunadamente

saludos mi serg

;)

jinshio dijo...

muy buenas entradas por mi puede hacer hasta para amanecer leyendo

Hace tiempo como 4 argentinos me andaban insultando en un chat y yo perdón por la expresión pero nada más me cagaba de la risa XD
"¿eso es insultar? n00bs!!!"

Lo de la niña ni lo sabía supongo que es más odio hacía el partido que a la personita que como buenos mexicanotes atacamos al erróneo

si yo sigo insistiendo que a estos que torturaron al perrito al igual que los que quemaron vivo a otro perro linchenlos! me conformo con que les den ayuda psiquiátrica

Publicar un comentario

Ideas en tránsito

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...