jueves, 9 de septiembre de 2010

El Verdadero Hidalgo

Decir que la historia no es como en los libros de texto nos la enseñan, es decir una verdad de todos conocida... pero yo aquí vengo a decirles otra verdad que va a sacudirles su mundito: ¡tampoco las estampitas biográficas que venden en las papelerías son tan confiables!

Si tú creías conocer a Don Miguel Hidalgo y Costilla porque lo has visto en billetes, en monografías marca Sunrise, en murales o en las películas que oportunistamente están estrenándose en estos días, siento decir que el Padre de la Patria no es como lo pintan (y no, tampoco se parece al repetitivo Demián Bichir).

Esa imagen espuria se la debemos a Maximiliano de Habsburgo, el último de nuestros emperadores, que tratando de rendir honor al héroe nacional, ordenó: "A ver, vamos a recordar y a reconocer al cura Hidalgo, al Padre de la Patria", y el pintor Joaquín Ramírez tomó como modelo a un sacerdote de Bélgica, parte del staff del emperador. Esto lo asegura Humberto Moreira, que además de gobernador de Coahuila también es profesor de historia y ciencias sociales.

Éste, señoras y señores, leidis an yentelman, chiquillos y chiquillas, es el verdadero Hidalgo:


Litografía de Claudio Linati
Esta representación coincide más con la descripción que Lucas Alamán, contemporáneo del héroe nacional, escribe:
"Era de mediana estatura, cargado de espaldas de color moreno y ojos verdes vivos, la cabeza algo caída sobre el pecho, bastante cano y calvo, como que pasaba ya de sesenta años, pero vigoroso; aunque no activo ni pronto en sus movimientos: de pocas palabras en su trato común, pero animado en la argumentación a estilo de colegio, cuando entraba en el calor de alguna disputa. Poco añilado en su traje, no usaba otro que el que acostumbraban entonces los curas de pueblos pequeños”.
Al describir su papel en la lucha por la independencia, el conservador Alamán no es más complaciente, pues destaca la falta de estrategia política y de guerra, su caracter desobligado e intransigente, la prioridad que dio a ganar popularidad permitiendo la matanza, el saqueo y la rabia mal enfocada del pueblo. Manuel Orozco y Berra, en su Diccionario de la Historia y la Geografía, menciona junto con sus aciertos, los excesos de su ego y la debilidad con que cedía a las acciones de "los bárbaros de la chusma". El historiador José Antonio Crespo, en su libro Contra la historia oficial, también se aleja de la imagen que tenemos del héroe que pide ser fusilado de frente y sin vendar los ojos, y describe a un Hidalgo con una política hispanicida (justificada por el mismo Hidalgo, para dar gusto "a los indios y a la ínfima canalla... que deseaban esas escenas"). Esto parece coincidir con el grito que el pueblo le atribuye al Padre de la Patria:

"Viva la Virgen de Guadalupe y mueran los gachupines" (o, "Vamos a matar gachupines", como más se conoce a nivel popular). Sin embargo, el verdadero grito dado en la mañana del 16 de septiembre de ese 1810, se documenta como:

"Viva la religión, Viva nuestra madre Santísima de Guadalupe, Viva Fernando VII y muera el mal gobierno".

El cual seguramente -por lo menos antes de llegar al final- sería coreado con más gozo por el grupo conservador que está actualmente al frente de nuestro gobierno, y que le tocó organizar el festejo del bicentenario de la Independencia -je-.
La película Hidalgo, la historia jamás contada, también recoge la versión del cura en su faceta más humana, la del hombre que en sus años colegiales era apodado como "El zorro", por taimado; aficionado al juego y al teatro (él mismo tradujo, montó y actuó Tartufo, para entretener a sus convidados); amante de varias, padre de varios, culto, divertido, progresista y rebelde, insatisfecho con el gobierno virreinal y sus severas medidas tributarias, que lo llevaron a él y a su familia a la quiebra, como a la mayoría de las familias criollas, lo que sería su motivo principal para unirse a la revuelta.

Esta bancarrota familiar también es provocada por algunas decisiones de Miguel Hidalgo, que decide sobre los bienes de toda su familia para ayudar a los más desposeidos de su comunidad religiosa, lo cual provoca que su hermano enloquezca y se suicide, dejando a sus hijos en la orfandad. Esto lo menciono porque es conocido que Hidalgo se niega a tomar la Ciudad de México después de tomar las ciudades aledañas, habiendo tenido victorias importantes sobre el ejército comandado por Calleja, y en contra de la decisión de Allende -lo que provoca la separación de sus batallones-, aduciendo que no había suficiente parque y que no quería repetir las situaciones de saqueos y caos que sus hombres habían hecho en esas ciudades. Sin embargo, en versión del historiador José Manuel Villalpando, la verdadera razón es porque Calleja lo amenaza con degollar a su familia si entra a la capital, y entre sus familiares se encontraban esos sobrinos huérfanos, por los que él tiene un gran sentimiento de responsabilidad y culpa, lo cual lo hace declinar. Como este episodio tampoco es muy conocido y transforma la versión oficial, me permito destacarlo aquí.
ADENDUM: No había visto que Letras Libres me copió la idea de este artículo -je-, claro que para despistar lo publicó antes y un "poquito" más completo, pásenlo a ver ... aunque la neta, la neta, la neta, está más entretenido el mío -je, je-.
Próximamente: El Verdadero 15 de Septiembre.

13 ideas en tránsito:

malbicho dijo...

yo sé que les dije que ya no iba a tirar rollos, pero créanme que esta entrada la reduje hasta la mitad de lo que inicialmente era

que les sea leve

=D

Cuetzpallin dijo...

Jajajaa... ami no me importan tus rollos, me gustan mucho.

Fíjate que siempre he creido que la historia no es como la pintan, y no me equivoco. Como humanos tendemos a magnificar o denigrar a personajes de la historia, sin saber realmente que los primeros que la escribieron, lo hicieron subjetivamente, a su juicio y percepción particular, engrandeciendo, o lo contrario, al personaje o capítulo de la historia en cuestión según sea la conveniencia. Y así es como se ha llegado a casi casi santificar a seres humanos como cualquier otros, con defectos y virtudes, a veces más de los primeros y pocos de los segundos. Así como también han de haber verdaderos heroes totalmente ignorados por la plebe pues no aparecen en los libros de texto, y ni quién los mencione.. todo por no andar de grilleros.

A mí me da mucha curiosidad de cómo se recordara a los personajes actuales de la política y sociedad... hasta me da miedo de imaginarlo.

Saludos!!

malbicho dijo...

@Cuetzpallin
pues depende de quien la escriba, si sigue krauze al frente de la "historia oficial", capaz que hasta al calderas describe guapo -je-

saludos!

Amorphis dijo...

Ya desde entonces la costumbre de ocultarnos y cambiarnos el curso de la historia, y bueno, actualmente parece que esa costumbre no ha desparecido del todo.

vivimos en un México de engaños, eso no es independencia.

Saludos, excelente trabajo!

marichuy dijo...

Bichito

1. Caras vemos, héroes no sabemos

2. La historia la escriben los vencedores. Siempre.

3. Ni Hidalgo ni Morelos fueron santos, pero sí mejores ciudadanos que otros. Los Héroes, Patrios o no, son personajes casi románticos y uno cree en ellos a sabiendas de que lo que se cuenta sobre ellos nunca será totalmente verdadero. Pero una cosa es desacralizar -como dicen Fecal y Krauze- y otra muy distinta querer borrar, distorsionar, nuestro pasado en beneficio de un determinado grupo político.

4. Si por Krauze fuera, los únicos héroes serían Porfirio Díaz y el asesino de Emiliano Zapata, personaje histórico al que el hijo pródigo de Octavio Paz desprecia con toda su derechosa alma.

malbicho dijo...

@Amorphis
y desdenantes!!... pero eso sí, la historia actual no hay ni por dónde empezar a desenrredar la madeja, pobres de los historiadores que vienen =)

gracias, un saludote

@marichuy
1. o al revés: héroes vemos, caras auténticas no sabemos

2. lo bueno de blogger y tuiter es que... ahora la historia la escribo yo! -je-

3. ya que, por lo menos a fecal, somos mayoría los que lo vemos distorsionado y queremos borrarlo, pues ya la cosa como que medio se equilibra, no?

4. y está a la espera de que surja un asesino de lópez obrador, para sacralizarlo a él, seguro

-je, je-

jinshio dijo...

ya sabía esto hace tiempo así que el trauma va curando poco a poco, se siente feo cuando te dicen que batman no es real ;D
(esos libros prohibidos son buenos)

gracias por la entrada
muy buenos días

malbicho dijo...

@jinshi0
batman no es real?

...

...

...

pero... y la batiseñal en mi cielo?

Anónimo dijo...

Muy buena narración. Lástima que vivamos inmersos en mentiras al por mayor. Qué pena que hasta la fecha se siga manejando la misma versión de la historia en los libros de texto y no se atravan a dar un giro de 360° dnado a conocer a las nuevas generaciones la realidad de los hechos o por lo menos lo más acercado a la realidad. Felcidiades por el artículo

Anónimo dijo...

Y lo peor de todo es que se pretende realizar una fiesta real, para festejar a héroes de mentiritas. No cabe duda que lo único que hizo hidalgo fue estar en el lugar oportuno en el momento indicado, para que se considerara por años como un héroe...

malbicho dijo...

@Anónimo
gracias por lo que dices del comentario, siempre es agradable ver que nuestro trabajo gusta y que valió la pena invertirle tiempo e ideas

por otra parte, creo que el mérito de hidalgo va un poco más allá de sólo haber estado en el lugar y momento adecuados, fue él quien convenció a allende y a aldama de tomar las armas ese 16 de septiembre, y quien tenía también el liderazgo necesario para convocar a las masas

tenía ya programado un post, que al leer tu comentario me apresuré a terminar y subir, te invito a leerlo:

http://elfanzinedemalbicho.blogspot.com/2010/09/mas-sobre-el-verdadero-hidalgo-y-sobre.html

(también puedes llegar a él dando click en la cabecera sobre el título del blog y bajando un poco, pues es el primero que aparece, hasta que salgan nuevos, claro)

gracias por tu aporte y bienvenido al blog... sólo otro detallito: si giramos 360 grados volvemos a quedar en el mismo sitio, seguramente lo que querías decir es dar un giro de 180° para que fuera radical (es una confusión común)

saludos y gracias

=)

Anónimo dijo...

WOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOW simplemente impactante donde puedo contactarte para mas info


de emiliano

malbicho dijo...

hola emiliano

en el perfil (inicio de columna adyacente) vienen los datos de contacto

al final del post hay un enlace a otro post relacionado, pero te aclaro que el historidor José Manuel Villalpando asegura que ni la ilustración que aparece en este post, ni la versión de que Hidalgo tuvo mujeres e hijos es real, sin embargo, otras fuentes sí lo aseguran -incluso el documental de Discovery Channel, narrado por varios historiadores, también incluye esa información-, así que te invito a que también veas otras fuentes y tomes la información que te parezca más confiable

gracias, me arrancaste una sonrisota

=)

Publicar un comentario

Ideas en tránsito

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...