jueves, 17 de marzo de 2011

Dossier: OBESIDAD, ESTIGMA SOCIAL. ARTE DE GRAN CALIBRE


Bustopher Jones is not skin and bones.
In fact, he's remarkably fat
(Bustopher Jones no es piel y huesos/De hecho, es notablemente gordo).


En España, en 2009, se estrenó la película Gordos, con cinco historias de obesos en terapia, hurgando en su pasado para encontrar los motivos que los hacen comer de más. No es la primera vez que el cine hace protagonista a la obesidad, aunque sí es una de las pocas veces en que no se le aborda con un tono de película cómica (en otros sociodramas, la obesidad es parte de la problemática o de la personalidad conflictuada del protagonista, como en Precious o Misery). Otro enfoque sobre el sobrepeso se da en el documental Super size me, que cuestiona la mercadotecnia de la cadena líder de fast food, McDonald´s.

Especialmente en las disciplinas artísticas que juegan con los elementos visuales y estéticos, la gordura es un elemento presente. Estas obras constituyen también un recorrido por los diferentes parámetros estéticos con que se concibe la belleza, a lo largo de la historia. Tanto la pintura como la escultura se han regodeado en la opulencia de las carnes desde su inicio, así, el volumen ha sido presentado como representación de placer, belleza, disfrute sexual, longevidad, salud, supervivencia, maternidad, opulencia, fecundidad y vida.

Las Venus de Willendurf, de Lausell, de Lespugue, de Hohle Fels son representadas con cuerpos redondeados y prominentes caderas y senos, muestra del culto a la gordura que se tenía en las primeras civilizaciones.



Muchos años después, hubo evidencias de cómo la riqueza era significada por la obesidad de quienes no padecían por hambre.

Comandante Toscano. Alessando del Borro, s. XVII


Posteriormente Rubens ilustraría con la exhuberancia a la alegría de vivir, la sensualidad y la calidez del erotismo (quizá usando a sus mismas esposas como modelos, como se asegura en su obra Las tres gracias).

Tocador de Venus

Baco

Y en la actualidad, artistas como Botero, Ricardo Mesa, Beryl Cook y Lucien Freud (que tiene el récord del artista vivo más caro de la historia, con la obra en la que retrata a una supervisora de servicios sociales, su habitual musa, como contamos ya en El Fanzín), abordan con ironía, con descaro, con simpatía o con honestidad la carnosidad desbordante.

Botero


Ricardo Mesa


Beryl Cook


Lucien Freud (Benefits supervisor sleeping, el cuadro más caro de un artista vivo)

Pero no sólo el arte visual habla de la gordura, en la música, especialmente en la popular, también se canta a los cuerpos con gran sustancia, a veces ensalzándolos, a veces denostándolos, como en la popular canción de rocanrol "Bule bule"... aunque hay una pieza musical que cada que se escucha trae la imagen de una mujer rubia, robusta y con cuernos: Hojotoho!, que incluso inspiró el dicho popular: "No es ópera hasta que no canta la gorda"


Este canto guerrero forma parte de la ópera de Richard Wagner La Walkiria, segunda ópera de la tetralogía de El anillo de los Nibelungos, y esta interpretación televisada fue una de las que lo catapultó en la cultura popular (junto con ese simpático cortometraje animado protagonizado por Bugs Bunny, en donde se oye cantar a Elmer: "Voy a matar al conejo"). Aunque, para ser justos, la soprano noruega Kirsten Flagstad no es precisamente gorda, sin embargo este papel suele ser interpretado con mujeres llenitas, ya que para llegar a las notas altas se necesita una amplia caja toráxica.

Cantantes gordos ha habido siempre, y con estupendas voces, hay que decirlo. Entre los siempre recordados está el inenarrablemente seductor Barry White y el carismático cantante hawaiano Israel "Iz" Kamakawiwo (con el mejor cover de Somewhere over the rainbow), ambos muertos por enfermedades derivadas de su sobrepeso. Aretha Franklin y Mercedes Sosa son muestra de la excelencia vocal e interpretativa, además de la gran influencia artística que tuvieron sin que les estorbara no tener un físico apantallante.

Una de las últimas muestras de cómo abordar la belleza del cuerpo opulento, llega de una vía sorprendente: el inolvidable Dr. Spock, quien deja las naves espaciales para tomar su cámara fotográfica y capturar imágenes tan alienadas como las de sus películas y su serie de televisión. En The full body project, el antes actor Leonard Nimoy juega con imágenes emblemáticas del mundo de la plástica (Matisse y Rafael) y de la moda (Herb Ritts y Helmut Newton), pero su nueva versión es de una belleza XL.



2 ideas en tránsito:

Sebastian dijo...

Woohoo!!!! Terrific, loved all, especially the last comparative pics with the supermodels/fat supermodels!

Hello to le cid, thanks for the link!

malbicho dijo...

Sebastian, I love your comment

=)

Publicar un comentario

Ideas en tránsito

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...