jueves, 17 de marzo de 2011

Dossier: OBESIDAD, ESTIGMA SOCIAL. SUPER SIZE ME


Por Le Cid



SUPER SIZE ME

To Malbicho…


Lunes, 8:00 am…

Salgo apresuradamente de casa y me precipito para tomar el tren en dirección de París. Tan solo veinte minutos más tarde emerjo en plena plaza de la Concordia.

Caminando rumbo al trabajo me detengo en la librería americana W.H. Smith, y un par de minutos más tarde salgo de ella con Vanity Fair y el último número de Vogue USA. Llegando a las puertas de la casa de modas donde trabajo veo una cola interminable de modelos esperando turno para subir al estudio a pasar el casting. Debe de haber por lo menos cincuenta de ellas, todas altas como torres, no mayores de 18 años y esbeltas… ¿He dicho esbeltas? No, flacas es el término adecuado. La gente que pasa las mira con curiosidad y una pizca de admiración. En el café de enfrente, se han acomodado varios hombres en la terraza, y eso a pesar del frio, para poder admirar el desfile de creaturas descomunales. Entro en los locales y me dirijo al estudio.

– ¿Alzbetha? Vous pouvez Monter…- Así es como de repente me encuentro dentro del ascensor con una de ellas. Le sonrió y le digo buenos días. Con un aire grave responde fríamente a mi saludo. La observo: un cutis sin poros, los labios carnosos y rosados y pálida, escandalosamente pálida. Sus brazos son apenas más espesos que mis muñecas… Siento envidia. ¿Por qué? Porque de repente me siento gordo.

Por lo tanto soy alguien normal. Peso 73 kilos por 1.78 m de estatura. Pero debo de aceptar que la visión de esa adolescente descarnada me hace sentir celoso.

Y pensar que no siempre fue esa la idea que tuvimos de la belleza…


Kate Dillon…

Kate comenzó su carrera de modelo a los 16 años. Durante cuatro años tuvo que malcomer para mantener su peso. Pero a los veinte años decidió dejar el modelaje.

Más tarde, Kate volvería a la industria de la moda como modelo “size-plus”, es decir modelo de grandes tallas. Desde entonces ha modelado para nombres tan conocidos como Chanel, Christian Dior y Gucci, además de ser la imagen de Marina Rinaldi, línea de ropa de la marca Max Mara destinada a las mujeres con curvas. En el año 2000, la revista People la puso en su lista anual de las 50 personas más bellas del mundo.

Dillon cuenta hoy 35 años y vive en su natal Inglaterra con su marido y sus dos hijos. Es abogada especializada en derecho infantil, título que obtuvo en la universidad de Harvard. Ha fundado una organización para ayudar a las niñas africanas a poder continuar con la escuela secundaria.

“No hay peor sufrimiento que el servir de blanco a los apodos que lo niños suelen ponerte en la escuela. Todos solían llamarme la gorda Kate…”


A los once años, inspirada por una película en la que el personaje principal es una adolescente anoréxica, Kate comienza a vomitar lo comido para perder peso. Incluso el hecho de que el personaje muera al final de la historia no parece asustarle. Cinco años más tarde es descubierta por un “scout” de la agencia Elite, y gana el tercer lugar en el concurso “The Look Of The Year”, que incluye entre sus premios un contrato de $75,000 con la agencia. Tan solo unas semanas después Kate se encontraba desfilando en París para los más grandes nombres de la moda francesa.

“Un día sentí que simplemente no podía continuar matándome de hambre y visité a un nutricionista”. Gracias a la ayuda de su médico, Kate gana diez kilos y pierde su trabajo como modelo. Pero dos años después, aconsejada por una amiga, Kate decide de probar su suerte como modelo de grandes tallas. Es contratada sin gran esfuerzo pues reúne todas las condiciones para ello: una piel perfecta, un rostro magnifico y el porte necesario.

Dillon, después de haber sido calificada por las revistas como “la nueva Cindy Crowford” a la edad de 16 años, cuando pesaba 15 kilos menos, es hoy la primera modelo “size-plus” a haber engalanado las páginas de la revista Vogue USA.


El ascensor se abre…

Dejo salir a Alzbetha. Cuando entro en el estudio veo que todo mundo se extasía delante de ella. ¿Que tienen estas creaturas que fascinan? Por lo tanto nuestro concepto de la belleza no siempre fue este…

Los cánones de belleza han cambiado a lo largo del tiempo y lo que hoy nos parece bello, en otros tiempos fue considerado como feo. En los siglos XVII y XVIII, una mujer gorda era una mujer bella, la única gente delgada eran los miserables. Basta con visitar cualquier museo para darse cuenta que la silueta femenina ha cambiado sin realmente evolucionar. No se puede llamar evolución a algo que pasa de un problema a otro peor.

La alta costura existía antes solo para vestir a mujeres gordas. Es cierto. Una simple visita a las reservas de maniquíes de la casa Dior nos ilustra perfectamente esta afirmación. La clienta tipo de la alta costura hasta mediados de los años ochentas era una mujer que no entraba en las tallas normales.


Con el auge del “pret-a-porter” y la fiebre deportiva de los años ochenta la mujer comenzó a tomar consciencia de su silueta. Los noventas vieron el triunfo de las “super- modelos”, mujeres que tenían aun curvas a pesar de ser delgadas, y es con el nuevo milenio que la imagen se distorsionó completamente, imponiendo mujeres esqueléticas como símbolos de perfección física.


Beth Dito…

Beth dito es la vocalista del grupo americano Gossip. Ha sido también la embajadora de las mujeres gordas, en cuyo favor no cesa de abogar, imponiéndose como una imagen positiva de las siluetas generosas y siendo fotografiada regularmente como modelo para material editorial en revistas de moda. Una de sus más recientes ha sido la portada de la revista LOVE, en la cual Ditto aparece desnuda. También ha desfilado para la colección primavera-verano 2011 de Jean Paul Gaultier. Gaultier ha sido desde sus inicios uno de los pocos diseñadores a mostrarnos la moda sobre modelos lejanas del estereotipo impuesto por las otras casas de moda.


Beth Ditto ha lanzado también su propia línea de ropa para las mujeres que como ella tienen una silueta “generosa”. Su principal argumento es que la ropa para las mujeres “redondas” es fea y aburrida, falta de detalles y más bien triste. Ditto propone ropa con un ligero toque punk de los 80’s mezclado al vintage de los 40’s, revisado y corregido al gusto de hoy.


El casting continúa…

La semana pasada me fue dicho que en el estudio nadie pesaba más de 70 kilos. Inocentemente respondí que yo pesaba 73 kilos. “No has entendido el mensaje… ¡Aquí nadie debe pesar más de 70 kilos!”

Las chicas que trabajan en el estudio y en el departamento de prensa trabajan todo el día con tan solo una manzana en el vientre, de miedo a ser juzgadas como bulímicas. Es imposible salir a comer con esta gente sin que haya una reflexión a la hora de ordenar: “¡No me digas que vas a pedir una entrada!!!” “¿Pedimos un postre para los cuatro?”

Bajo a la Boutique y veo a una mujer, que debe de ser una talla 42 normal, salir furiosa. Escucho a dos de las vendedoras hablando “Si no entra en la talla 42 es que no es un 42. ¡Aquí no vestimos obesas!” Recapacito y comprendo que en el mundo de la moda alguien que vista una talla más allá de la 42 “couture” (equivalente de la 38 normalizada) es una mujer obesa.

Por lo tanto, si las casas de moda tuvieran algo de inteligencia, se darían cuenta que las mujeres de talla fuerte son buenas clientas. Las marcas que fabrican líneas para las mujeres de talla “plus” funcionan bastante bien.

Withney Thompson, la primera modelo “plus-size” a haber ganado el concurso America’s Next Top Model, se ha manifestado contra un comentario de Karl Lagerfeld, quien dice que las únicas mujeres en vestir en las tallas “plus” son las viejas obesas, que se la viven tiradas en su sofá viendo la televisión y picando botanas. “¿Por qué lo han comisionado para fotografiar el número especial de V Magazine consagrado en su totalidad a las tallas plus? ¿Ha olvidado acaso su discurso? Incluso la casa Chanel está planeando lanzar una línea para jóvenes “plus size” y todo mundo se traga el cuento de la evolución del sistema. ¿A quién pretenden engañar?”


Brooke Elliott…

Brooke Elliot es mejor conocida por su papel de Jane Bingum en la serie “Drop Dead Diva” que cuenta las aventuras de una modelo talla cero, quien a causa de un accidente automovilístico y un error de “timing” se encuentra dentro del cuerpo de una abogada con varios kilos de mas, tratando de encontrar el significado de la belleza interior.

La actriz no se siente apenada por haber sido elegida por su sobrepeso para el papel: “No es la talla de la actriz, sino el peso humano del proyecto lo que cuenta. La sociedad nos ha condicionado a creer que la belleza viene en un paquete especifico, pero con esta serie tratamos de desmentir ese mito, intentando demostrar que la belleza se encuentra en todas partes, en cada tipo de cuerpo y en toda persona”.


También ha manifestado en recientes entrevistas su deseo de ver otros personajes con siluetas más cercanas de la realidad en otras series. Poco a poco las producciones destinadas a la difusión televisiva se acercan a la realidad humana.


De vuelta al estudio…

Dos de las “premiere d’attelier”, término que denomina al jefe de taller en la alta costura, llegan con los primeros modelos aun en elaboración, para un ensayo. La modelo es una adolescente que según dicen es la próxima gran estrella de los pódiums internacionales. Aparentemente hay un problema. “Estoy segura de que ha engordado entre el primer ensayo (¡tres días antes!) y hoy…” Dice una de ellas. Por lo tanto la única grasa que la chica tiene en el cuerpo es la de su lápiz labial.
Me piden de medir el diámetro del brazo a la altura del bíceps, el pecho y la cintura. Tomo mi metro y me aplico a ello “El brazo mide 20.5 cm… el pecho 81 cm y la cintura 54…”

¿Donde exactamente dejamos de vernos tal cual somos para comenzar a idealizar nuestro reflejo en la superficie deforme del espejo de la moda? ¿Cuánta gente más tendremos que acomplejar, deprimir y enfermar a causa de ese deseo malsano de querer parecernos a estos fenómenos?

Las dos jefas se observan mutuamente y una de ellas dice “Tendrás que agrandarlo de un centímetro en la cintura…” La directora del estudio dice a la chica que tiene que perder los centímetros que ha ganado…


En otro mundo lejos de aquí…

El verano pasado estuve en Nueva York y tuve el inmenso placer de conocer a dos chicas bellísimas: Nicole y Beverly. Ellas son del club de las tres “B”: Big, Black and Beautiful. Tienen ojos de gacela, una piel perfecta, sonrisas seductoras, y son muy abiertas. Visten maravillosamente, no “a la moda”, pero con ropa que les va, a su imagen, colorida, moderna, alegre.

Gracias a ellas tuve el privilegio de ser invitado a un Barbecue en Brooklin, y he podido degustar la famosa “soul food” o cocina afro-americana de los estados del sur. Aquella fue una tarde muy agradable.

Me doy cuenta de que ellas son bastante populares y que los chicos se disputan para bailar con ellas. Es cierto que un “black” simplemente caminando ya está bailando. Tienen el ritmo en la sangre. Beverly me invita a bailar…

Platico con una de sus amigas, quien es modelo, y la chica me cuenta que siente envidia de ellas. ¿Por qué? Porque hacen lo que desean sin complejos alguno y viven la vida plenamente. La observo. Es bella, pero algo me dice que su extrema delgadez le pesa. Estoy seguro que desearía comerse una de las deliciosas BBQ ribbs que se están asando en la parrilla…


Queen Latifah…

Queen Latifah (su nombre real es Dana Owens) es de las celebridades que no entran en un prototipo de alta costura, pero es ciertamente la prueba de que la belleza no es solamente una cuestión de talla. Viéndola, le darían ganas a cualquiera de tener algo de carne alrededor de los huesos.

Ganadora de un Grammy por su disco Trav’ling Light, nominada al Oscar por su interpretación de Mama Morton en la película Chicago, Queen Latifah ha incluso acaparado el show en un episodio de la serie 30 Rock. Su carisma y simpatía han hecho de ella una de las actrices más taquilleras de los últimos años. Su rostro ha sido elegido para representar a la conocida marca de cosméticos Revlon, lo que le da un cierto glamur. El año pasado fue el lanzamiento de un nuevo perfume, Queen Of Hearts, del cual es la imagen y está en proyecto el lanzamiento de su propia marca de agua vitaminada. ¿No les dan ganas de parecerse un poco a ella?


11pm…

El casting ha terminado por el día de hoy. Todo mundo está fatigado y lo único que deseamos es volver a casa y poder dormir. El jornada de mañana será tan pesada y larga como la de hoy.

Virginie me invita a tomar un trago en el bar del Ritz. Platicamos de trabajo. Faltan ocho días para el desfile y no hay un solo modelo terminado. El diseñador desea enviar cinco croquis más a los talleres, pero esperamos que se le pasarán las ganas al siguiente día y que podremos terminar lo que ya tenemos sobre la mesa.

Una mujer entra en el bar acompañada de dos hombres de unos treinta años. Virginie la observa y me dice que la encuentra guapísima. Es cierto. Tiene una sonrisa preciosa y sus ojos me recuerdan los de Ava Gardner. Su pelo negro esta peinado a la moda de los años treinta, con el flequillo ondulado. Nos ve y sonríe. Virginie levanta su copa y la saluda. La mujer le devuelve el gesto.

Sonrío por dentro. En serio, el hecho de trabajar en el mundo de la moda, donde los códigos de la belleza están distorsionados y las imágenes son retocadas a fin de darles un toque irreal, no ha afectado mucho nuestro gusto por lo bello, lo real. Pensándolo bien, creo que es esa falta de gente “apetitosa” que nos hace gustar de lo que a nuestros ojos parece exótico y lejano.

Observamos a la mujer mientras cena. –Rodrigo… ¿No quieres que pidamos algo de comer? Se me ha antojado solo de verla…- Le digo que si, y ordenamos un plato de quesos y un par de ensaladas.

Virginie come vorazmente y yo, embobado, devoro a la mujer con la mirada, porque la encuentro apetitosamente bella… Como una escultura de Botero.

Por poco olvido decirlo: La mujer en cuestión es bella, pero a gran escala. Es una “size plus”.

Decidimos pedir un plato de fiambres y una botella de vino. Y comprendo porque: la belleza de esta mujer no solamente es un regalo para la vista, sino también es tranquilizante, generosa y envidiable, y al contrario de aquella de las modelos, esta es del tipo que te hace sentir bien contigo mismo.

Como solia decir la gran Chanel: “Para ser imprescindibles hay que ser diferentes”.



22 ideas en tránsito:

malbicho dijo...

ese chidito lo puse yo, y sólo porque no tengo la opción de "chingonérrimo"

=D

te luciste mi cid campeador, ora sí que este blog tiene glamour

dicen las malas lenguas que yo me parezco a la latifah... pero no es cierto (ojalá!), sin embargo me da gusto que por lo menos me vean así de fuerte y así de emprendedora (es la imagen que a mí me da)

gracias!!!!!

le cid dijo...

Malbicho...

Tu no te pareces a nadie. Eres única!

Mil gracias por el privilegio...

Anónimo dijo...

Que gusto leer que alguien del medio de la moda es tan perspicas y puede ver las cosas desde un angulo diferente. solamente leyendo a este "le cid" dan ganas de estar alli y "devorar con la vista" a esta mujer que imagino bellisima.

Me has encantado le cid!

Anónimo dijo...

mmmmm..... sera cierto? estoy segura que es de dientes para afuera y que saliendo del lugar se les pasaron las ganas de verse como la gorda del RITZ!
si asi de facil fuera cambiar las mentalidades!

Pascal dijo...

no se porque, pero como que cuando publicas con malbicho lo haces con amorrrr!!! se nota que no quieres quedar mal............ por contra en tu blog! como que lo andas descuidando un poco...... estoy en el "aigropuerco" de lucerne....... nos vemos al ratito...........

@malbichiux, en un ratoncito te vengo a troliar!!!!!!

@anonimo, nada de dientes pa'fuera, al cid lo entero le viene del fondo del corazon!

Anónimo dijo...

Que preciosidad de mujer Kate Dillon y ademas inteligente.....

malbicho dijo...

@le cid


@Anónimo (1)
sí, a mí también me contagió del gusto por la belleza voluptuosa

gracias por comentar

=)

@Anónimo (2)
pues fíjate que aunque fuera de dientes para fuera es bueno que haya un momento en que alguien se permite cuestionar su entorno, y el mismo le cid cuenta de lo difícil que es sustraerse a él (confiesa sentirse gordo ante una modelo y cuenta cómo sus compañeras sólo subsisten con una manzana en su estómago)

pero además, yo sí le creo, se siente la honestidad en su texto, porque muestra las etapas por las que pasó en su pensamiento durante ese día, y al final del día llegó a esa conclusión... tienes razón en que no es fácil cambiar mentalidades, pero también es cierto que aunque él sólo nos cuenta un día no se puede descartar que esta reflexión haya sido producto de todo un proceso que se llevó a cabo desde tiempo atrás

pero me alegra que dejes un comentario, gracias

=)

@Pascal
síiii... el cid se inspira en el fanzín!

=D

@Anónimo (3)
es bellísima, y con tanta clase... encima: altruista

gracias por comentar

=)

mayaninchavez dijo...

Malbicho,

Que bueno que le diste chance de publicar en tu blog otra vez al cid!!! pascal tiene razón en que se luce cuando viene aquí. Perdóname el retraso en venir a comentar, pero este fin de semana fue mi cumpleaños y me llevaron de farra desde el viernes en la noche, y terminamos todos en casa de Pericles el domingo por la tarde en un estado cercano del Ohio!!!! Me dolían hasta los cabellos! Y como comi como chancha cada vez que venia me entraban remordimientos... Asi que ya repuestita (por gorda!) vengo y te leo por episodios.

Yo tengo una tía que es obesa. No puede ni moverse y tiene problemas de circulación en las piernas a causa de ello. Lo peor es que tiene 35 años!!! Se la pasa leyendo noveluchas infames (lagrimas y risas!!!) y soñando con que es normal, que es por "enfermita" que esta asi y no hace nada por salir de su circulo vicioso. No es mala persona, pero si falta de entusiasmo y voluntad para romper el esquema en el que se encuentra.

Afortunadamente, aun si no estoy delgada, no estoy como ella!!!

Un abrazo muy fuerte, sigo mi lectura en el Fanzine!

periquin dijo...

Malby,

Que padre les quedo! Muy buena sorpresa que me han dado. Me gusta porque conozco al cid y a Virginie y que se como piensan a propósito del mundillo de los trapos.

La única vez que pude entrar al backstage Chanel me decepcionaron muchísimo las modelos: flacas, altas, sin caderas ni pecho, menores de edad... Prefiero algo mas consistente como Monica Beluci o Leticia Casta... ya de perdis Scarlett Johanson!

Por cierto que de las actrices que mencionan, tanto tu como le cid, ninguna es obesa!!! Las encuentro con formas, apetitosas..... sabrosas, pero no obesas. Por cierto, si como dices te pareces a Queen Latifah, pues fea fea no estas! Pero estoy mas que de acuerdo con le cid, nadie se te parece... si así fuera, el mundo no seria tan matraca!

Abrazo, beso en la frente y estrellita para los dos, imprimo, leo mañana y comento después (se mandaron escribiendo esta vez!!!)

;-)

Maussy dijo...

Le Cid, como que por aquí andas? Ya te mudaste o que pasa con tu blog, porque no has colgado nada nuevo (igual y si, pero no me he dado cuenta!).........

Pues como siempre me haces reflexionar. Me parece asombroso que alguien que trabaja en ese medio tan despiadado sea alguien sensato. No te habrás equivocado de vocación? Siempre me dejas con ganas de leer mas, siempre aprendo y siempre leo los pleitos que desencadenas. Me encantan tus amigos, especialmente el patito, a quien ya he tenido el gusto de conocer (fui a que resellaran mi cartilla...)....

Coincido con el comentario de Periquin: ninguna de esas mujeres que nos muestras es obesa! Tan mal andamos? Entonces que, si tenemos las piernas como los brazos somos guapos? A mi Queen Latifah me encanta, la encuentro talentosa, bella, de verla dan ganas de comerse la vida enterita! Y esa Kate Dillon, que mujerzon! Por cierto, todo este Dossier me hizo pensar en una película con Joe Black y Winett Paltrow que se llamaba L'amour XXL, en la que el veía a la gente tal como era por dentro.

Muy bueno todo Malbicho, te luciste sacando la mejor vajilla y los cubiertos de plata, y trayéndote a uno de mis blogueros favoritos como postre en este festín de bodas que nos cocinaste.

Mas Dossiers y por favor, que alguien le diga al Cid que ya vaya a escribir en su blog!

jinshi0 dijo...

curvas *U*

Bob dijo...

Le Cid,

Me a gustado mucho lo que escribes. Es muy bueno no tener juicios previos cuando uno conoce gente. El primer dia que te vi pense que eras superficial pero con tiempo he aprendido que ves mas lejos que tus ojos y encuen tras siempre cosas buenas en todo.

Me da gusto ver que escribes en esto sitio, es uno de mis dos preferidos.

Te preguntas porque scribo tan bien, es Consepsion que me ayuda con los cursos y ahora es mi secretaria "blog" (a little extra money was offered, she didn't accept it!)

Love you little one,

Bob

Bob dijo...

Malbicho,

Consepsion dijo:

"La gordura es hermosura" (hope is a good thing!)

periquin dijo...

Pascal,

Si en algo te consuela, "Grosse Conne" en español quiere decir "grandìsima pendeja", nada que ver con la gordura corazón. Pero igual es muy grosero!

Oye, pues que te hizo?

malbicho dijo...

@mayanin
primero lo primero: FELIZ CUMPLEAÑOS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

desde acá te mando un abrazote (de saber que vendrías te tendría un pastel, un pastel, un pastel)

=D

ora sí, lo segundo: lágrimas y risas no es infame, momento! (por acá le debemos a la querida TeGeDora un post sobre tan deliciosa historieta, por ahí ya hablamos de corín tellado y hasta de susy, historias del corazón... y es de las entradas que traen más visitas, lo creas o no), en realidad las historias no eran tan malas, los personajes también tenían su complejidad, lo que pasa es que también aprendimos a desestimar estas expresiones de cultura popular, como el libro semanal, por ejemplo (tampoco era tan malo), y bueno, ya es un lugar común burlarnos del libro vaquero, pero... sabías que el excelente poeta enrique lizalde (hermano del popular actor) un tiempo escribió sus guiones?

y ahora sí, sobre el post -je-, es bien difícil, pero de veras bien difícil, concientizarse del daño que le hacemos a nuestro cuerpo, no vemos la obesidad como una enfermedad, si acaso como un problema estético que, si tenemos la personalidad endeble, nos atrae más malestares emocionales... ayuda a tu tía, invítala a caminar, a comer más sano, sin reproches y sin críticas pero sin obviar el riesgo, es parte del no quererse lo que nos lleva a castigarnos así, sentirse querida y ver que te preocupas por su bienestar puede ser que le provoque una reacción positiva

te mando otro abrazo cumpleañero, espero te la hayas pasado chido!

=D

malbicho dijo...

@periquin
no, no me parezco a la latifah, alguien me comparó con ella pero no me parezco en realidad (y menos ahora que está tan delgada ya), ella es grandota y bien dada, y aunque grueso en realidad su cuerpo es atlético, yo soy todo lo contrario a eso, pero este amigo dice que me ve así: fuerte y empoderada, con ese magnetismo... estábamos en un juego de que si hollywood hiciera una película de nuestra vida, qué actor representaría nuestro papel, y él dijo que ella sería perfecta para hacer la mía, a lo que los demás coincidieron, te confieso que la idea no me gustó nada al principio, pero ahora ya me gusta pensar que quizá sí esa imagen doy: de una mujer cómoda consigo misma (pero el parecido no es físico, más bien de la imagen que se proyecta... según dicen)

la dito sí está obesa, y en esas fotos el photoshop le quitó toda la celulitis que en otras fotos sí se puede ver, pero por lo mismo se aplaude su desfachatez, me parece genial que se sienta tan bien que no le importe acarrear críticas; brooke elliot quizá se vea obesa en pantalla, pero tal vez sólo es llenita y ya, y la comparación con las otras actrices que sí están en el estándar farandulesco la haga ver más gruesa, eso pasa también, que si alguna de esas actrices se ve en las calles sorprende, me tocó ver a una cantante que triunfó en un reality de teveazteca (la academia), en pantalla parece muy gordita, pero en persona es una chica normal, llenita y acuerpada (incluso con muy bonita forma) pero no gorda, al contrario, me tocó ver en un centro comercial a patricia manterola un día, y me sorprendió porque no le vi las curvas que se le ven en la tele, era más bien flacucha y sin mayor atractivo (con una cara muy rara, de tan impostada parecía una máscara), como no iba semiencuerada no se apreciaban sus formas, pero incluso a su lado pasaban chicas normales con cuerpos más atrayentes

malbicho dijo...

@Maussy
qué bueno que te gustó, gracias

(y paso tu recado al costo: le ciiid... que ya te vayas a escribir a tu blooooog!!!)

=D

@Bob
a mí ya me tenías sorprendida con tu avance en la lengua de cervantes! -je-, hasta pensé que habías tomado un curso intensivo... pero agradezcamos a Consepsión que podamos entendernos mejor

a mí también me da gusto que le cid escriba aquí, y esperemos podamos extender la invitación a todos ustedes...

es más, la hago en este momento: escriban algo para el Fanzín, no importa el tema pero si es algo en que ustedes estén más familiarizados o sea su área de trabajo mucho mejor, pues así podemos adentrarnos en ella de inmejorable fuente

gracias Bob y gracias Consepsión, les mando un abrazo doble y un beso cuadrúple (uno para cada mejilla)

y sí, en mi caso no es que sea gorda... sino que me paso de buena!

=D

malbicho dijo...

@jinshiO
(*.~)

Ivanius dijo...

Bien por Le Cid. Ya lo dije allá en su espacio: es bueno saber que en el mundillo de la moda hay quienes ejercen la crítica con criterio y humor, que en todos lados hace falta. Malbicho, ya me había dado mis vueltas por acá gracias a Marichuy, pero no me había animado a comentar hasta ahora. Saludos.

Anónimo dijo...

muy buen articulo le cid!!!! no hay mejor remedio contra la gordura que amarse uno mismo.

malbicho dijo...

@Ivanius
gracias, también yo te he leído gracias a ella, marichuy siempre ha traído gente agradable acá, por eso es de mis consentidas

bienvenido al blog!

@Anónimo
sé que el comentario no es para mí pero no me aguanto las ganas de celebrar lo que dices, y justo hoy acabo de oír al anfitrión de how to look good naked decir algo completamente similar: que para lucir bien estando desnudo sólo se necesita tener más cariño por uno mismo, y lo demostraba con la transformación de una hermosa madre de familia que presumía su cuerpo en ropa interior después de superar el odio que le producía por ya no ser esbelto

saludos

=)

le cid dijo...

Malbicho...

Pues nada, agradecerte el privilegio de esta invitación. Me recuerda un gran momento vivido hace tiempo cuando junto con mi amigo Michel vimos nuestra colección fabricada por la casa Marty, gran fabricante de prét à porter de lujo, y junto a nuestra pequeña producción veíamos las de Chanel, Chloe, Yves Saint Laurent y Lanvin. La misma satisfaccion siento hoy, de estar en El Fanzine, un blog que siempre, desde el primer instante en que apareció en mi pantalla, me gustó y al cual siempre desee parecerme. Te das cuenta? Hasta invitados de marca como Ivanius confiesan visitarte, por supuesto guiados por el gusto de Marichuy, hada entre las hadas.

Bob y Rick quieren prepararte una entrada que me han pedido les ayude a traducir sobre los bares Neoyorkinos y el porqué de su auge y existencia (gracias! ya que de por si no tengo tiempo para nada!!!) que parece quieren hacer al estilo juego de tenis, pasándose la pelota (esperemos a ver que es lo que esto nos trae!!!).

Y sobre todo, para terminar, recalcar lo que anónimo ha escrito: amarnos tal cual somos, porque somos piezas únicas.

Insisto (y lo digo con ganas de presumir que te conozco, aunque mas no sea que de manera virtual...), nos quedó padrìsimo!

Publicar un comentario

Ideas en tránsito

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...